Se trata de Guadalupe Andrada, una sanjuanina que mató a Pablo Ojeda de una puntada.


Guadalupe Andrada está siendo juzgada por haber matado a su pareja, Pablo Ojeda, de una puntada, y la fiscal quiere que le den una pena atenuada porque era víctima de violencia de género. El caso ocurrió en la provincia de San Juan, el 10 de julio de 2017 y este jueves fueron los alegatos en el juicio contra Guadalupe.

La fiscal de la Sala I de la Cámara Penal, Marcela Torres, pidió que por el homicidio agravado por el vínculo, le den a Andrada una pena atenuada de 20 años y no la prisión perpetua que corresponde con este tipo de delitos. Es que para la fiscal, la joven mamá era víctima de una escalada de violencia que comenzó días antes del homicidio, el 7 de julio, porque Ojeda no dejaba de hostigarla y recriminarle ya que estaba celoso de la ex pareja de la chica.

Según informó Diario de Cuyo, la abogada de Andrada, María Filomena Noriega, pidió la absolución de su clienta porque entiende que la chica sólo quiso defender a la vida que llevaba en su vientre y que, a lo sumo, hubo un exceso en la legítima defensa. Para el abogado de la víctima, sin embargo, la historia es otra y durante todo el juicio intentaron probar que Andrada era una persona violenta y no sólo lo fue con Ojeda sino también con todas sus parejas anteriores.

La joven es mamá de cuatro chicos y uno de ellos, una bebé, está en el Servicio Penitenciario Provincial, con ella. Serán los jueces Juan Carlos Caballero Vidal (h), Silvia Peña Sansó de Ruiz y Raúl José Iglesias,  quienes deberán decidir sobre el futuro de Andrada. Este viernes se escucharán las últimas palabras de la acusada y más tarde será el veredicto del tribunal que tiene tres salidas, condenar a perpetua a la mujer, absolverla por legítima defensa o atenuarle la pena de homicidio por la violencia de género a la que era sometida.





Comentarios