Se trata de la joven sanjuanina desaparecida el 11 de julio. Su esposo está detenido y es el principal sospechoso.


Finalmente el cuerpo hallado descuartizado y carbonizado en el departamento Albardón, provincia de San Juan, es el de Brenda Requena (24). El ADN confirmó que la joven mamá, desaparecida el 11 de julio tras una discusión con su esposo, identificado como Diego Álvarez, fue asesinada. Esta prueba complica la situación procesal del sujeto, quien está detenido y es el único sospechoso del crimen.

Según publicó Diario de Cuyo, el estudio realizado en el Laboratorio de Biología Molecular del Hospital Rawson determinó en un 99.99% que los tejidos hallados en un descampado de la localidad albardonera pertenecen a Brenda. El ADN terminó afirmando la sospecha de los investigadores, ya que todas los indicios hacían creer que el cadáver pertenecía a la joven desaparecida: desde la cercanía con su vivienda hasta la versión de una infidelidad y la aparición, en el cuerpo, de una cadenita de Brenda.

Brenda Requena y su marido, el principal sospechoso del crimen.

Requena desapareció el jueves 11 de julio. La última persona que la vio con vida fue su esposo y padre de sus dos hijos, quien denunció su desaparición y señaló públicamente que su pareja había escapado de su casa tras descubrirla con otro hombre. Cinco días después, la Policía encontró partes corporales quemadas y semienterradas en las inmediaciones de El Villicum, Albardón.

Fuentes judiciales contaron que el hallazgo se produjo gracias al testimonio de chicos de 14 y 17 años, quienes vieron a un hombre quemando “algo” en pleno campo albardonero mientras ellos intentaban cazar pajaritos. Según los menores, el sujeto se les acercó “visiblemente molesto” y les ofreció dinero para silenciarlos. Finalmente contaron todo a sus padres y éstos a la Policía.





Comentarios