Más de 3 mujeres cada 100.000 habitantes de Salta fueron asesinadas por violencia machista, según el Ministerio de Seguridad.


Según los datos difundidos por el Ministerio de Seguridad, se registró una tasa de 3,32 mujeres cada 100.000 habitantes de Salta asesinadas por machismo en el último año. A nivel nacional, la proporción fue de 1,31 femicidios en el 2018.

Con éstos números, Salta se registró como la provincia con más crímenes perpetrados en perjuicio de mujeres, por el hecho de ser mujeres.

Marcha “Ni una menos” en Salta (Web)

A este alarmante registro de la provincia, le sguen los de Santiago del Estero con 3,15; Jujuy con 2,92; Formosa con 2,36; Catamarca con 1,98; Córdoba con 1,61 y Neuquén con 1,56. Además, los datos proporcionados por la ministra Patricia Bullrich registran un total de 44.977 denuncias por violencia de género e intrafamiliar durante el 2018.

Buenos Aires registró la mayor cantidad de exposiciones en dependiencias policiales con 261.820 casos, seguida por Córdoba con 54.121; Salta con 16.218; Neuquén con 14.364; Misiones con 12.798 y Santa Fe con 12.500.

Los datos fueron difundidos en el día de ayer, durante el lanzamiendo del Plan Nacional para la Reducción de Femicidios, anunciado por el presidente Mauricio Macri. Éste programa fue compartido por el presidente en sus redes sociales durante la campaña electoral, lo que despertó críticas y cuestionamientos entre los usuarios.

En un documento de 74 páginos cuyo objetivo es reducir la incidencia de los femicidios en la República Argentina como mínimo en un 30% en tres años, el presidente escribió que “nos resulta fundamental este cambio de fondo porque al Estado no le es indiferente una mujer que esé atravesando una situación de violencia.” El plan fue propuesto a través de Facebook, después de cuatro años de gestión y a pocos días de las elecciones, poniendo el foco en las denuncias y poponiendo medidas extraordinarias contra la violencia de género.

La propuesta recibió duras críticas. Natalia Gherardi, del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género en entrevista con Clarín, cuestionó las medidas argumentando que “proponer de un día para el otro que todos los delitos sean de acción pública es una mala comprensión de la violencia de género. En lugar de denunciar, podría primero dedicarse a mejorar la autonomía de las mujeres, a resolver la violencia, a ofrecer un mínimo de contención social y económica. Recién después se deberá discutir y debatir el tema de las denuncias.”

Raquel Vivanco, del Observatorio “Ahora Que Sí Nos Ven”, también comentó sobre el asunto, sosteniendo que “la violencia contra las mujeres es la consecuencia inmediata de las desiguales relaciones de poder que existen entre los géneros, es un problema cultural y político, y es la prevención desde donde el Estado debe intervenir para combatirla.”

Además, agregó que las medidas anunciadas no hablan del problema estructural que representa la violencia machista contra mujeres y diversidades y cómo abordarlo, sosteniendo que muchas de éstas medidas deberían haberse puesto en marcha muchos años atrás.




Comentarios