“Los que realmente usurparon es la gente del loteo de La Quebradita”, así lo afirmó el ex intendente de esa ciudad y actual legislador, Jorge Yapura Astorga, en referencia al conflicto en Tafí del Valle. Astorga, que fue intendente en 4 periodos: 1987, 1991, 2011 y 2015, defendió a los habitantes originarios de esa zona y trazó un historial de las tierras ubicadas en esa ciudad turística.

De esta forma, en una extensa entrevista brindada al programa Primer Plano, que se emite por Canal 10, en dúplex con Radio 21 AM1120, el legislador señaló entre otras cosas lo siguiente:

- ¿Hay grieta en Tafí del Valle? ¿Hay divisiones?

“Al contrario, Tafí del Valle hoy es un centro turístico por excelencia. Las diferencias políticas que pudiese haber, es porque no tienen la altura suficiente de sentarnos a conversar. Lo que me molesto del último tiempo es el tema de las usurpaciones. Yo respeto mucho al intendente de Yerba Buena (Mariano Campero), más de una vez nos sentamos a charlar. Pero querer mirar hoy al tafinista como el que usurpa y no ellos…”.

“A cien metros desde la casa del padre (de Mariano Campero) hay un complejo de cabañas que hicieron dentro del loteo de La Quebradita. Y los mismos vecinos de ese loteo ampliaron y los que realmente usurparon es la gente del loteo de La Quebradita. No hay uno, y si hay, la excepción debe ser unos cuantos, de ese loteo, de que no hayan avanzado con su cerca por arriba. Esa zona es una de las principales que se habían desarrollado y tiene un precio alto”.

- Lo que está diciendo es delicado, usted señala que “han usurpado”. Debe haber algún elemento…

“Ellos han corrido sus cercas de donde es el terreno, los planos originales decían “acá” y ellos corrieron. Nosotros inclusive empezamos a trabajar y es un tema muy delicado. Y vi que él se había reunido en diciembre con esta gente, allí se sentía molesto. Hay una empresaria grande, que tiene también su casa ahí y habría corrido su cerca y ahora la misma gente de la comunidad se lo cambió, ya que no era de ellos”.

“Y ven a los que realmente tienen necesidad, que es el tafinista honesto. ¿Por qué ocurrió esto? Porque Tafí se dolarizó. Vas a comprar un terreno y te cotizan en dólares. Obviamente que para ellos se le hace cada vez más inaccesible, es decir para el tafinista, el originario”.

“Por eso en diciembre presentamos una ley para que todo el relevamiento que se haya hecho se pueda lograr, y sacar una ley provincial que va a ser un hito. Va en concordancia con la ley nacional 26.160, que autorizaba a comunidades indígenas hacer el relevamiento. Los que somos dirigentes políticos tenemos que ver la igualdad”.

- ¿Hay terrenos estatales, que es lo que se busca ahora?

“Tafí del valle tiene una sola caracterización: no hay un terreno estatal, pero si hay terreno relevado por la comunidad indígena. Primeramente, estaba dividido en cuatro estancias: los Fría Silva, los Zavaleta, que fueron los únicos que otorgaron escrituras, en el año 93, 94; la parte de Las Tacanas, de los Estevez y los Chenaut. Estos últimos se dividieron en distintos terrenos que todavía están en sucesión. Ahí también están los Critto. Tafí del Valle alcanzó en los últimos años que desarrollamos cuando yo era intendente, una gran necesidad, no solamente del tucumano, el chaqueño, el santiagueño, de edificar en Tafí, ellos (familia Critto) empezaron a querer, con sus nietos de los principales, acaparar ese poco de tierra”.

“Jamás pagaron ni un centavo de impuesto, ni a la provincia ni a la municipalidad. Y mucho menos dolarizado. Entonces por eso vemos esa desigualdad. Yo creo en el tafinisto y el respeto que tenía por los abuelos de esta gente. Ellos se olvidan que muchos de nuestros parientes, incluso mi abuelo Martín Astorga, él trabajó por la “minga”. ¿Sabes que es la minga? Trabajaba cuando salía el sol hasta la tarde y le daban uno o dos kilos de puchero y lo dejaban cerrar un pedazo de tierra donde podía sembrar y ahí luego ganar el sustento”.

“Conozco perfectamente porque yo nací y me crie. Así que conocí a los mayores de estas familias, ahora los más chicos uno no los conoce, pero es un tema que duele. Duele realmente y duele que ellos mismos no tomen conciencia de lo que fueron sus abuelos, que realmente había una muy buena relación con el aborigen, con el habitante local. Obviamente, que hoy creemos que los intereses económicos priman”.