Un picante cruce por la seguridad provincial protagonizaron el flamante gobernador, Omar Perotti, y el ex ministro del área, Maximiliano Pullaro. El mandatario entrante planteó connivencia con el delito y el ahora diputado provincial le respondió.

"No se puede vivir en paz sin orden, y para eso se requiere de una policía adecuada, de un sistema de investigación criminal eficiente y de un sistema judicial confiable", enumeró Perotti. Fue entonces que enfocó la crítica hacia el Frente Progresista, al que acusó de haber dejado que la policía hiciera "la vista gorda" frente al delito.

Luego fue todavía más allá y planteó la existencia de un pacto de gobernabilidad "directo o indirecto" con el hampa. "Nosotros vamos a trazar una línea infranqueable entre los que están de un lado y otro del delito. Hay que cortar los vínculos con eso", apuntó. También se refirió a las malas condiciones laborales de la policía, lo que –a sus ojos- empeora su rendimiento y la aleja de la ciudadanía.

Pullaro no se quedó callado, y le respondió con un tuit: "Hubiésemos esperado del discurso del gobernador una convocatoria similar a la que hizo Alberto Fernández unos minutos antes", dijo en referencia al discurso previo del presidente. "Sin embargo eligió reemplazar la propuesta por el agravio y el diagnóstico falaz", agregó.

Los cruces por este tema vienen de larga data. De hecho el propio Pullaro había señalado que el nuevo gobierno nunca se contactó con él para avanzar con una transición, pese a que este tema había sido el eje de su campaña. Pese a ello, destacó la capacidad del flamante ministro de Seguridad, Marcelo Saín. "Es quien más sabe del tema y en un gabinete tan opaco como el de Perotti, será el 'Che' Guevara", había manifestado.