Si sobre el inicio de semana el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, estaba "bastante preocupado" por la falta de un interlocutor designado por el gobernador electo para gestionar la transición de su cartera, a cuatro días del traspaso el funcionario dijo que la inexistencia de dialogo con algún representante de Perotti es "una bravuconada".

"Al día siguiente que perdimos el gobernador Miguel Lifschitz nos reunió a todos los integrantes del gabinete y nos obligó a ponernos a disposición de la gestión entrante. Eso demostramos desde julio", indicó Pullaro en contacto con Radio 2.

Pullaro juró este jueves en la Cámara de Diputados junto a Lifschitz y aclaró en sus últimas horas como ministros que "a cuatro días de dejar mi función nadie se comunicó conmigo".

"Se perdió un tiempo valiosísimo", insistió, sobre los meses que pasaron desde que resultó electo Omar Perotti y la inexistencia de una transición para las políticas de seguridad. "Es una bravuconada", sentenció en relación a la decisión del rafaelino de mantener en reserva hasta último momento los nombres de su gabinete.

A principio de semana Pullaro había expresado que "con la seguridad no se puede empezar a trabajar de un día para el otro".