Los jóvenes de 18 y 23 años quedaron registrados en los videos de vigilancia.


Una desagradable sorpresa tuvo una empleada del Hotel Termas de Rosario de la Frontera, cuando por la madrugada detectó que había cables cortados y que se encontraba forzado el ingreso al bufet del hotel, luego se pudo constatar que faltaban un router de internet, bebidas varias y algunos alimentos destinados a la venta.

Todo hace suponer que los delincuentes estaban familiarizados con el establecimiento, ya que los cables cortados pertenecían a las cámaras de seguridad, sin embargo, los malvivientes fracasaron, ya que sus imágenes quedaron registradas de igual manera en los videos de vigilancia, y de esta manera se pudo identificar a los dos jóvenes.

Por otra parte, el sereno del hotel encontró una motocicleta abandonada, la cuál había sido robada por los dos mismos delincuentes en la localidad del El Tala.

Por el hecho, la Fiscalía Penal de Rosario de la Frontera, a cargo de Oscar López Ibarra, imputó a Maximiliano Miguel Gramajo de 23 años y a José Gastón Gramajo de 18 años por los delitos de robo y hurto calificado en concurso real, los delincuentes quedaron a disposición de la justicia.






Comentarios