Los reclusos intentaron fugarse. Quemaron colchones y cortaron la luz en la dependencia policial.


Ayer a la madrugada se desató un fuerte un motín en la comisaria 42 de la localidad salteña de Tartagal cuando 87 presos alojados un celdas con capacidad para 30 intentaron fugarse. Hay policías y reclusos heridos.

El responsable de la comisaría, Carlos Guanca, contó que comenzó alrededor de la una de la madrugada. Un policía que estaba de guardia escucho ruidos raros provenientes de una celda. “Estaban aserrando una de las ventanas”, dijo. El oficial llamó a personal de infantería para evitar la fuga.

Los efectivos sacaron a los presos al patio de la dependencia policía, y los que quedaron adentro generaron disturbios. Quemaron colchones y cortaron la luz del edificio. La situación se controló pasadas las 4.30 de la mañana pero dejó heridos de las dos partes que fueron trasladados al hospital Juan Domingo Perón.

Trascendió también que el motivo de la revuelta fue el hacinamiento en el que viven los reclusos dentro de la comisaría. Actualmente hay 87 presos, que viven en una espacio de 40 metros cuadrados.




Comentarios