Los jóvenes eran llevados desde el Interior a las pensiones de los clubes en Buenos Aires.


La causa por los abusos a menores en Independiente suma nuevos datos día a día. A pesar de que la fiscal María Soledad Garibaldi evite hablar de una red de trata, las denuncias se acumulan y abarcan varias provincias.

Siguiendo con su modus operandi de investigación, Garibaldi tomó declaración a varios jugadores de los clubes más importantes de Buenos Aires, que revelaron los abusos sexuales de los que fueron víctimas cuando jugaban en las divisiones inferiores.

Los más vulnerables eran aquellos jóvenes llevados desde el Interior para ser alojados en las pensiones de las instituciones bonaerenses. Entre éstos, había varios oriundos de Misiones, según publicó El Territorio.

María Soledad Garibaldi, la fiscal que investiga el caso

La fiscal se cruzó así con una causa radicada en el Juzgado Federal Número 2 de Morón, en la cual se denunció que 12 chicos misioneros y chaqueños de entre 13 y 14 años vivían en un estado de semiesclavitud en un hogar precario de Aldo Bonzi, partido de La Matanza.

El expediente señala que los adolescentes habían sido llevados con la promesa de probarse en Banfield pero, en cambio, les sacaron los celulares y les impidieron comunicarse con sus familias. Luego fueron encerrados en estado de hacinamiento, sin gas ni cloacas, y obligados a trabajar.

De los relatos de los adolescentes se evidencia el aprovechamiento que se habría hecho de las expectativas e ilusiones que los mismos tenían de convertirse en jugadores de fútbol profesional y de la condición vulnerable socioeconómica de sus familias“, expresa el dictamen de la Oficina de Rescate a las personas damnificadas por el delito de trata del Ministerio de Justicia de la Nación.




Comentarios