Evergrande, compañía que cotiza en Hong Kong y tiene su sede en la ciudad de Shenzhen, en el sur de China, atraviesa un difícil momento económico. El grupo fue fundado por el multimillonario chino Xu Jiayin, quien alguna vez fue el hombre más rico del país.

//Mirá también: Evergrande anunció el pago de un bono clave y trae un alivio temporal a los mercados

Hoy, las deudas y las urgencias de pago la apremian y, como si fuera poco, la sociedad de inversión especializada en propiedades Chinese Estates, uno de sus principales accionistas, anunció este jueves que planea dejar su participación en la compañía ante su grave situación financiera.

En un comunicado, explicaron que su cúpula directiva está “preocupada” por los últimos datos ofrecidos por Evergrande sobre su liquidez y por las consecuencias que conllevaría que las medidas anunciadas para remediar la situación “no tengan efecto”. Chinese Estates controla hoy 5,66% del accionariado de Evergrande.

La compañía tiene un máximo de 12 meses para deshacerse de su participación, aunque tratará de hacerlo con rapidez debido a la continua caída en bolsa de Evergrande. Si vende todas sus acciones, Chinese Estates calcula que supondrá unas pérdidas de 1.218 millones de dólares en 2021.

Evergrande, en problemas.

Por su parte, el valor en bolsa de Evergrande se ha desplomado más de un 40 por ciento en el último mes y más de un 80 por ciento desde que comenzó este año.

En las últimas semanas, inversores y analistas de todo el mundo están atentos a Evergrande, considerada la inmobiliaria más endeudada del mundo y con graves problemas de liquidez que amenazan los pagos de su deuda.

Este jueves, vence el plazo para abonar unos 84 millones de dólares correspondientes a los intereses de unos bonos emitidos en dólares, a los que se sumarán, el próximo 29, otros 47,5 millones de dólares.

Si bien no se anunció si hará frente a esos pagos, aseguraron que sí harán los de otros bonos cotizados en yuanes a través de la Bolsa de Shenzhen, que le supondrán un desembolso de unos 36 millones de dólares.

Algo de tranquilidad

Este miércoles, Evergrande calmó a los operadores al anunciar que cumpliría con un pago de intereses que vencía hoy jueves sobre un bono de 4.000 millones de yuanes (620 millones de dólares).

Los detalles “se acordaron en negociaciones fuera del mercado’', indicaron desde la compañía, sin precisar si eso suponía algún cambio en el pago. El bono tiene una tasa de interés del 5,8 por ciento, lo que haría que la cuota de un año ascendiera a 232 millones de yuanes (36 millones de dólares).

Evergrande no dio información sobre posibles pagos en el futuro, como la cuota sobre un bono en dólares estadounidenses a abonar en marzo.

Deuda amenazante

Luego del anuncio de posible pago de los intereses mencionados, las acciones de Evergrande cotizadas en Hong Kong subieron un 17,62%. La jornada había iniciado con más del 31% arriba, pero se fue moderando en las siguientes horas. Finalmente, cada uno de los títulos de la compañía cotizaba en 2,67 dólares de Hong Kong (0,34 dólares).

Sin embargo, la caída es de un 38% con respecto a un mes atrás, del 81% en el acumulado de lo que va de 2021 y de casi un 92% desde su punto más alto, en octubre de 2017.

Aunque se sostiene que la subida está relacionada con las señales de pago emitidas este miércoles, lo cierto es que Evergrande tiene que hacer frente al vencimiento de unos 37.000 millones de dólares de préstamos por devolver antes de junio de 2022, una fracción de su pasivo total, que asciende a más de 300.000 millones de dólares.

Además, todavía no confirmaron si hará lo propio con el desembolso de 84 millones de dólares de otros bonos ‘offshore’ denominados en dólares, que también vencen en esta jornada.

Según publicó The Wall Street Journal, desde Beijing advirtieron a los gobiernos provinciales que estén listos para enfrentar una crisis económica desatada por la posible quiebra del gigante inmobiliario. Entre sus temores están las consecuencias sociales de una caída que dejaría al menos un millón de viviendas ya vendidas sin construir, en muchos casos adquiridas por personas que no habían tenido casa propia anteriormente.

//Mirá también: Evergrande: cinco claves para entender el impacto de la empresa en la economía mundial

También trascendió que el gobierno presiona a la compañía para que evite incumplir con el pago de los bonos a corto plazo y se concentre en completar las propiedades sin terminar, saldando sus compromisos con los inversionistas individuales.

La intención es que la empresa mantenga el diálogo con los tenedores de bonos para evitar un incumplimiento. Por otra parte, no se menciona la posibilidad de que se utilicen fondos estatales para cubrir las deudas más urgentes.