El presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe, Miguel Lifschitz, permanecía este domingo en terapia intensiva a raíz de complicaciones por coronavirus. Según fuentes oficiales, el exgobernador presentó “signos de inestabilidad” durante la jornada anterior y su condición mejoró en las 24 horas posteriores, aunque su estado sigue siendo “crítico”.

//Mirá también: El parte médico de Miguel Lifschitz indica que sigue estable

Voceros del exgobernador de Santa Fe informaron que continúa con asistencia respiratoria mecánica y “todos los soportes médicos correspondientes”. El legislador lleva dos semanas hospitalizado luego de infectarse por COVID-19 y pasó los últimos diez días en una sala de alta complejidad del Sanatorio Parque de Rosario.

Frente al centro de salud ubicado sobre Oroño y Córdoba se colocaron varios pasacalles esta semana con mensajes para pedir la recuperación del referente del Partido Socialista (PS), quien tiene 65 años y todavía no recibió la vacuna contra el coronavirus. En redes sociales, dirigentes de esa y otras fuerzas políticas expresaron su adhesión a través de la consigna “Fuerza, Miguel”.

//Mirá también: Miguel Lifschitz presentó una “desmejoría clínica” por su cuadro de coronavirus

Lifschitz confirmó su contagio el domingo 11 de abril y pasó la primera semana aislado en su casa. Cinco días después de ser internado y pasar a terapia intensiva, los médicos decidieron brindarle asistencia respiratoria mecánica y desde entonces se encuentra en estado crítico por la nueva enfermedad.

El diputado provincial no pudo participar de las elecciones internas a nivel nacional en el socialismo, las cuales se celebraron el 18 de abril en el que fue su última día en cuarentena en su domicilio. En ese momento, la lista que apoyó junto a Antonio Bonfatti se impuso para consagrar a la exintendenta rosarina Mónica Fein como la primera presidenta del partido de la rosa en Argentina.