Lo que adentro de la cancha está prohibido, afuera de la cancha no es tan fácil de evitar. Al menos así lo demostró Cristian González en el partido entre Rosario Central y San Lorenzo. El “Kily” se puso a fumar en la platea este miércoles luego de ser expulsado antes de la victoria por Copa Sudamericana.

//Mirá también: Central derrotó 2 a 1 a San Lorenzo en un duelo clave por la Copa Sudamericana

El festejo del exvolante de Inter de Milán, Zaragoza y Valencia fue la escena más extraña del encuentro disputado en el Nuevo Gasometro por la cuarta fecha del grupo A. El árbitro Bruno Arleu le había mostrado la tarjeta roja al director técnico cuando el local todavía ganaba 1 a 0 y su equipo empató en el minuto 21 del segundo tiempo, antes de que se retirara del campo de juego.

A partir de allí, el “Kily” decidió instalarse en la platea de la cancha del Ciclón y siguió dando indicaciones por teléfono al resto de su cuerpo técnico. Poco después apareció Emiliano Vecchio para dar vuelta el resultado y el entrenador no se guardó nada al gritar el segundo gol.

//Mirá también: Jugadores de Rosario Central se pusieron la boina de Carlos Griguol

Después de la euforia volvió la tensión y el DT canalla recién respiró con alivio cuando el referí dio por terminado el partido después de cuatro minutos adicionales. En la celebración se permitió un gesto que en la cancha le hubiera valido una sanción: prendió un cigarrillo en soledad después de persignarse.

Central sumó 7 de los últimos 9 puntos en juego en la Copa Sudamericana tras la derrota en el debut ante 12 de Octubre. Así alcanzó la segunda posición a una unidad de Huachipato y además eliminó a San Lorenzo a dos fechas del final de la fase de grupos.