El nombre de Carlos Timoteo Griguol forma parte de la historia de Rosario Central desde hace casi medio siglo. Este jueves el exentrenador falleció y el club destacó su trayectoria como jugador y director técnico canalla, donde fue parte de una de las épocas más exitosas de la institución.

//Mirá también: Murió Carlos Timoteo Griguol a los 86 años

Luego de defender la camiseta auriazul, el futbolista colgó los botines y reemplazó a Ángel Tulio Zof, otro prócer de Arroyito. Ya había tenido una experiencia como DT interino y su carrera comenzó con el pie derecho para obtener el segundo título de la Academia en Primera División.

Griguol inició su carrera como DT en el mismo club en el que se retiró como futbolista. (@carcoficial)TW / @carcoficial

De la mano de Griguol, Central salió campeón del Nacional 1973 con Aldo Pedro Poy, Carlos Aimar, José Pascuttini y los hermanos Killer en cancha, entre otras figuras. Aquella fue la primera vuelta olímpica para el cordobés, quien todavía no había cumplido 40 años.

//Mirá también: Por qué Carlos Griguol “golpeaba” en el pecho a los jugadores antes de salir a la cancha

El triunfo auriazul consagró a “Los Picapiedras”, como se recuerda al equipo que comandaba Timoteo. Aquel apodo surgió como una forma de definir el estilo de juego en contraposición con la propuesta vistosa de Huracán, que había ganado el Metropolitano bajo la conducción de César Luis Menotti.

Timoteo defendió la casaca auriazul y luego se consagró campeón como entrenador en 1973. (@carcoficial)

Aquella lectura futbolística se repetiría en la década siguiente, cuando Griguol dirigió a Ferro Carril Oeste. En lo que respecta a Central, el club lo reivindicó como “una persona muy importante en la historia” canalla. A través de un comunicado posterior a su muerte, lo destacaron como “jugador, entrenador, campeón y maestro”.