Carlos Timoteo Griguol murió este jueves a los 86 años luego de permanecer internado por varios días a raíz de un cuadro de neumonía agravado por coronavirus. Sin embargo, “Timo” siempre quedará en la memoria de todos los futboleros como uno de los maestros de nuestro fútbol, que con sus enseñanzas logró forjar a destacados futbolistas durante su extensa trayectoria.

//Mirá también: Murió Carlos Timoteo Griguol a los 86 años

Una de las tradiciones más recordadas de Griguol era su palmada en el pecho (y a veces en la cara) a los jugadores del Gimnasia y Esgrima La Plata para incentivarlos en el túnel mientras salían a la cancha.

Antes de ver la luz y pisar el campo de juego, algunos futbolistas optaban por cerrar los ojos al momento de recibir el clásico golpe de “Timo”, mientras que otros se desvivían por sacar pecho ante el ritual de su DT.

“Ocurre que, cuando el jugador se está vistiendo antes de un partido, tiene como una angustia. Golpeándolo un poco le sacas esa angustia y se suelta más rápido”, fue la confesión de Timoteo Griguol, durante una entrevista para diario La Nación, allá por 1998. Si bien en Gimnasia de La Plata no alcanzó ningún título, Griguol condujo al equipo que se clasificó subcampeón en los torneos Clausura 1995 y 1996, además del Apertura 1998.

Griguol implementaba el ritual de la palmada hasta en su casa

Esa especie de ritual Griguol también lo llevaba adelante en su casa, pero de una forma muy particular: con la batería, solo los días posteriores a los partidos.

Se encerraba en una habitación, ponía cualquier CD y le daba al bombo y a los platillos al ritmo de la música. ¿El motivo? Para poner la mente en blanco. “No quiero dar un concierto. Lo hago para mí sólo, me limpia la cabeza”, detalló.

//Mirá también: San Lorenzo despidió a José Rafael Albrecht: “De los mejores defensores en la historia del fútbol argentino”

El director técnico cordobés inició su carrera en el banco en la década del ’70 en Rosario Central, obteniendo con la entidad de Arroyito el campeonato Nacional 1973. También fue DT de Ferro en los ’80 y consiguió con la institución de Caballito sus únicos dos títulos oficiales en el profesionalismo: Nacional 1982 y 1984.

El exfutbolista de Atlanta (1957-1965) y Rosario Central (1966-69) también se desempeñó como entrenador en River (1987-88), Kimberley de Mar del Plata (1979), Unión (20002) y Betis (1999-2000), entre otras entidades.

Fuente: Noticias Liga Profesional de Fútbol