Este jueves es un día triste para el fútbol argentino. A los 86 años murió el histórico entrenador Carlos Timoteo Griguol, ídolo de Rosario Central, Ferro y Gimnasia de La Plata, que dejó su huella adentro y afuera de la cancha.

//Mirá también: Carlos Griguol: por qué el DT “golpeaba” en el pecho a los jugadores antes de salir a la cancha

Griguol tuvo una larga y exitosa trayectoria en el fútbol argentino, en la que logró títulos históricos como entrenador.

La etapa de futbolista de Carlos Griguol

Griguol se desempeñó como futbolistas en Atlanta (desde 1956 hasta 1965) y en Rosario Central (hasta su retiro en 1969). En el “Bohemio”, se consagró campeón de la Copa Suecia (1958). Además, se coronó en el Campeonato Sudamericano (que luego sería la Copa América) con la Selección Argentina, en 1959.

Carlos Griguol y sus primeros pasos como entrenador

Tras colgar los botines, Griguol empezó su carrera como entrenador en Rosario Central. Primero, de forma interina en 1971. Luego, agarró el equipo en 1973, reemplazando a Ángel Tulio Zof. En el Nacional de aquel año, “Los Picapiedras” (llamados así por su juego “rústico”) de Griguol se coronaron campeones. En 1975 logró llevar al equipo a la semifinal de la Copa Libertadores.

Gloria de Ferro

En enero de 1980 llegó a Ferro luego de haber dirigido en Tecos de Guadalajara (México) y Kimberley de Mar del Plata (además de otra etapa en Central). En la institución de Caballito dejó su huella y se convirtió en uno de los máximos ídolos: tras dos subcampeonatos, se coronó campeón invicto en el Nacional 1982 (el primer título en la historia del club, con Gerónimo “Cacho” Saccardi como bandera) y luego se quedó con el Nacional de 1984.

Carlos Timoteo Griguol en su época de entrenador. (Foto de archivo: Clarín)

“Esto es la consecuencia de un plan serio y responsable. Cuando terminó el Nacional 81 pensé que íbamos a estar en el 82 otra vez peleando el título y no me equivoqué. Si mantuvimos el mismo trabajo, la misma gente y la misma dedicación, no podíamos hacer otra cosa que mejorar”, dijo el cordobés tras conquistar el Nacional del 82.

Símbolo de Gimnasia

En 1987 tuvo un breve paso por River, en el que se coronó en la Copa Interamericana tras superar al Alajuelense de Costa Rica. Más adelante, regresó a Ferro. Allí estuvo hasta 1993. Al año siguiente, en 1994, comenzó su historia de amor con otro club donde dejó su huella marcada a fuego, tanto adentro como afuera de la cancha: asumió en Gimnasia de La Plata.

//Mirá también: Murió José Rafael Albrecht, exfutbolista de San Lorenzo y la Selección Argentina

En el “Lobo” consiguió los subcampeonatos en el Clausura 1995, Clausura 1996 y Apertura 1998. En total, tuvo tres etapas en el club, en el que es recordado por haberse involucrado en la vida institucional y en el día a día, más allá de lo que pasaba en el campo de juego.

Los últimos equipos de Carlos Griguol

En los últimos años de su carrera, dirigió también al Real Betis (1999) y Unión (2002), antes de cerrar su etapa como DT en el “Tripero” en 2004. En su honor, en 2015, Gimnasia bautizó con su nombre el Campus, mientras que Ferro le dedicó una estatua en su sede social en 2016.

La estatua de Carlos Griguol en Ferro.(Twitter/@FerroOficial)

Fuente: Noticias Primera Nacional.