El letrado negó que el sindicalista sea millonario y dijo que la causa es "un show que se montó para Buenos Aires".


Pasadas dos semanas desde que Puerto General San Martín se convirtió en noticia nacional por el arresto de Herme Juárez, los abogados del sindicalista insistieron este jueves en que se morigere el régimen de prisión preventiva. “Está fuerte, pero tiene episodios donde por ahí se siente débil, propio del estado de encierro”, afirmaron.

Ante la lista de bienes y valores atribuidos al gremialista por la Justicia federal, los profesionales que representan a la Cooperativa de Trabajos Portuarios desmintieron que su titular sea millonario e incluso negaron que le pertenezca el avión que figura en la causa. “Eso fue un show que se montó para Buenos Aires”, contestó Javier Rabade sobre la acusación contra su cliente.

Alojado en el penal de Ezeiza, el histórico referente del Sindicato Unido Portuarios Argentinos (Supa) en el departamento San Lorenzo mantiene contacto asiduo con su representante, a quien le encomendó: “Defendete con la verdad; acá está todo clarito, no hay nada mal”. En un reportaje con Radio 2, el letrado comentó que Juárez está “preocupado por que la gente cobre” tras la orden de intervenir la entidad.

La Policía Federal arrestó a Juárez el jueves 1° de agosto en su casa. (Web)

Rabade detalló que la decisión del Juzgado Federal de Campana se puso en marcha este lunes, de modo que ya se estaba normalizando el pago de haberes en la cooperativa y la mutual ligada a la misma. Al respecto anticipó que el interventor Juan José Schaer fue designado por seis meses, aunque deberá presentar un informe al cabo de los primeros 30 días de trabajo después de asumir el control acompañado por representantes del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes).

Al margen de la repercusión mediática que tuvo el mote de “Vino Caliente”, el abogado se refirió al sindicalista como “Chiche”, el apodo que utiliza su familia. Con ese tono comentó que Juárez “está al día” en cuanto a la megacausa e insistió en que las pruebas “no tienen mucho asidero”.





Comentarios