Después del apagón, el pronóstico anticipó otra jornada lluviosa en la que seguiría bajando la temperatura.


Después de un domingo inusual que empezó con el apagón nacional y concluyó con las idas y venidas de las elecciones para intendente, Rosario amaneció este lunes con un alerta por lluvias y tormentas intensas que extendió la racha de días grises de cara a una semana corta.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anticipó que algunos de los fenómenos podrían ser intensos especialmente a partir del mediodia y subrayó que se esperaban importantes valores de precipitaciones acumuladas. Hasta el martes podían registrarse unos 50 milímetros, aunque el peor pronóstico se refería a las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos.

A nivel local el feriado empezó con un panorama similar al del lunes anterior, de modo que no parecía haber chances de ver el sol al menos hasta el miércoles. Sin embargo, la mejora en ese sentido vendría aparejada de un descenso de temperatura con el correr de las horas.

De acuerdo al organismo oficial, en Rosario se esperaban mínimas de entre 4 y 5 grados para el inicio de la semana después del día de descanso y las lluvias recién cederían hacia la tarde del mar.






Comentarios