En los últimos dos meses, 8 familias fueron víctimas de diferentes delitos que alarma a todo el barrio.


Hechos de vandalismo, hurtos y robos son los delitos que alteran la tranquilidad de Altos de San Pedro, un barrio ubicado en la conocida zona industrial de Villa Carlos Paz.

Algunos de los afectados no denunciaron lo ocurrido, por temor, porque consideran que no se les va a dar marcha a una investigación seria o simplemente para evitar el trámite que en algunos casos, hasta lo consideran “inútil”.

Lo cierto es que en el transcurso de los dos últimos meses, al menos 8 familias fueron víctimas de robos y hurtos dentro de su propiedad, incluso, hasta durmiendo en plena madrugada.

Es el caso de Mariel, una vecina del sector que en diálogo con VíaCarlosPaz, detalló lo que a ella y a su familia les tocó vivir hace cinco noches atrás.

Ola de robos en Altos de San Pedro

“La verdad que durante el robo nunca me di cuenta, incluso ni nos despertamos, pero al levantarnos encontramos el garaje de mi casa todo revuelto, con el auto abierto y hasta con las balizas encendidas”, inicia relatando.

“Tengo cámaras de seguridad, así que de inmediato revisamos, y sí, efectivamente vimos a un hombre joven ingresar a mi casa por el patio, entró al garaje y estuvo cerca de veinte minutos revolviendo todo. Lamento no haber oído nada al menos para llamar a la Policía”, detalla Mariel visiblemente angustiada.

Al preguntarle si efectuó la denuncia correspondiente, Mariel dijo que no, aludiendo que “es mayor el trámite que lo que se consigue”.

Pero el de ella no es el único caso, en la noche de este domingo, una fábrica de aberturas ubicada sobre calle Paraguay, también fue el sitio elegido por maleantes que durante las horas nocturnas, entraron y se llevaron varias máquinas y elementos de trabajo.

Por otra parte, dos diferentes viviendas fueron asaltadas también, con el mismo modus operandis, ingresando a las viviendas durante la madrugada o aguardando la ausencia de sus propietarios.

Ola de robos en Altos de San Pedro

Como así también, una empresa de matafuegos y una fábrica que comercializa maderas, muy conocidos de la zona.

Los hechos son continuos y muchos son los vecinos afectados sin una solución inmediata, ya que no solamente perdieron pertenencias y en algunos casos, hasta dinero en efectivo, sino que además fueron víctimas de destrozos y rehenes de un temor generalizado en toda la zona.

“Hoy duermo con miedo, siento que me invadieron y hasta sospecho que podrían ser las mismas personas las que roban por las noches”, asegura y enfatiza Mariel, una de las vecinas afectadas y que se animó a ofrecer su testimonio.






Comentarios