No pude hablar con Trotta porque no me contestó el teléfono”, lanzó la ministra de Educación porteña Soledad Acuña este viernes, después de que el distrito se opusiera al cierre de escuelas por 15 días dispuesto por el presidente Alberto Fernández.

//Mirá también: Mauricio Macri arremetió contra el Gobierno por la suspensión de clases y manifestó su apoyo a la Ciudad

“Voy a insistir durante el día de hoy para dialogar como lo hicimos todo el año”, dijo acuña sobre su par de la Nación, Nicolás Trotta, quien unos días antes de conocerse la medida había asegurado que las clases presenciales continuarían.

Acuña reveló también, en una entrevista radial, que “cuatro horas antes de los anuncios” estuvo reunida con Trotta. “Lo último que habíamos acordado era un documento en el que nos poníamos de acuerdo sobre cuáles eran los pasos a seguir en caso que en algún momento hubiese restricciones”, contó.

En esa reunión —según la ministra— Trotta “presentó un documento para ver cómo accionar en caso que hubiese que ir a un esquema de restricciones, cómo hacerlo de forma organizada priorizando la presencialidad”.

Es inentendible la decisión posterior del presidente”, agregó Acuña en radio Metro.

Nueva reunión

Este viernes, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, volverá a reunirse con Alberto Fernández, quien ayer reconoció que tomó unilateralmente la decisión de suspender las clases presenciales por dos semanas.

Para Acuña, la expectativa está puesta “en el diálogo” y “cuando se puede hablar con evidencia es más fácil llegar a un acuerdo”, agregó.

“Si hubiésemos tenido diálogo antes seguramente se hubieran tomado decisiones distintas”, sumó la ministra, y adelantó que la intención de la Ciudad es “poder presentarle al presidente las propuestas”.

Oposición a la medida

Tras conocerse la decisión presidencial, el jueves Rodríguez Larreta se mostró duramente en contra, y anunció que irá a la Justicia para separar a la Ciudad del DNU que dispone medidas para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

“Vamos a hacer todo lo que tengamos a nuestro alcance para que los chicos el lunes vayan a la escuela. Le pido al Presidente si nos podemos reunir hoy mismo, esta tarde”, pidió Larreta el jueves, y no descartó recurrir a la Corte Suprema.

En este sentido, Acuña resaltó la importancia de “recuperar el consenso que se había logrado entre oficialismo, oposición, la sociedad, las familias, los docentes”.

Las escuelas tienen que ser lo último que se cierre, no puede ser la primera medida de restricción y no puede ser de esta forma tan intempestiva”, insistió. “Este no es momento de frenar la presencialidad, se tiene que hacer de una manera distinta”, sumó.

“No se puede, de un día para otro sin información, tomar este tipo de medidas. Hay una bajísima contagiosidad en las escuelas y no es verdad que el problema está en el transporte público”, destacó también.

Baja contagiosidad

La ministra se expresó también en defensa de los colegios como espacios peligrosos durante la pandemia. “Trabajar con chicos no es una actividad de riesgo, está comprobado”, destacó.

//Mirá también: Carla Vizzotti reconoció que “el aula no es la principal fuente de infección”

“El Presidente dijo que la culpa es de las mamás que se agolpan en la puerta de las escuelas. Primero que las familias no son solo las mamás, los papás también van. Esas salidas y entradas se organizan en las escuelas, puede haber visto una foto en la que ocurrió, pero los docentes son los que se ocupan de que la puerta sea un proceso organizado. Se hace al aire libre y con tapabocas, las probabilidades de contagios también bajan”, explicó también Acuña.

Y concluyó: “Estamos equivocando el foco de los problemas y estamos culpando a los chicos que no tienen la responsabilidad de los niveles de contagio que hay hoy en Argentina”.