El fiscal de la Cámara Federal de Casación Penal Raúl Pleé solicitó que la Corte Suprema de Justicia agrave la condena del exministro de Planificación Julio De Vido por la tragedia de Once y requirió que sea condenado también por el delito de “estrago culposo”.

El exfuncionario, cuya defensa pidió al máximo tribunal la absolución de todas las acusaciones, ya está condenado en el caso a cinco años y ocho meses de prisión por administración fraudulenta.

El exministro de Planificación Julio De Vido. (DYN)

En el caso que los planteos del exministro sean rechazados, la condena a De Vido queda en condiciones de ser ejecutada y, por lo tanto, puede volver a la cárcel o discutirse una prisión domiciliaria por su estado de salud y su edad. Pero entraron en vigencia este miércoles seis artículos del Código Procesal Penal Federal que modifican los criterios sobre condena firme, uno de los cuales indica que “sólo podrán ser ejecutadas las sentencias firmes” y una condena tiene firmeza cuando la Corte rechaza todos los planteos que haya en el caso.

De todos modos, aún con una resolución de la Corte, se abre otro abanico de posibilidades que podría hacer que el caso vuelva a Casación.

La Cámara Federal de Casación Penal había confirmado la condena a cinco años y ocho meses de prisión impuesta al exministro de Planificación Federal, en el marco de una causa vinculada a la tragedia de Once y a la falta de mantenimiento del material ferroviario por el delito de “administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública”.

Se trató de un expediente derivado de la investigación en la que se juzgó la tragedia de Once propiamente dicha, en la que la defensa de De Vido reclamaba su absolución mientras la querella de las víctimas del accidente ferroviario reclamaban una pena de 10 años de prisión y la fiscalía una condena de nueve años.

La decisión fue adoptada por la Sala III del máximo tribunal penal que, con su fallo, confirmó la condena contra el exfuncionario por no haber controlado el desempeño de las firmas que tenían concesionada la explotación del servicio ferroviario de la línea Sarmiento, lo que terminó por generar un perjuicio para el Estado y la disminución de la vida útil del material rodante.

Esa falta de control, según determinó la justicia, fue uno de los factores que intervinieron en la tragedia ferroviaria ocurrida el 22 de febrero de 2012 cuando una formación del Sarmiento chocó en la estación Once y provocó la muerte de 51 personas y más de 700 heridos.

“Entendemos que la complicidad necesaria de De Vido en la maniobra defraudatoria llevada adelante por los responsables de la firma TBA ha quedado por demás verificada en el pronunciamiento que aquí se revisa”, sostuvieron los jueces Eduardo Riggi, Liliana Catucci y Gustavo Hornos, quienes confirmaron el fallo dictado por el Tribunal Oral Federal (TOF) 4.

Debido a su edad y a sus problemas de salud, es probable que ante semejante escenario su defensa solicite que se le conceda el beneficio de la prisión domiciliaria.