El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, desestimó la posibilidad de que el presidente Alberto Fernández indulte a los referentes k detenidos por causas de corrupción. Pero sus dichos no cayeron bien en el núcleo duro del kirchnerismo.

El exministro de Planificación Julio De Vido fue uno de los primeros en responder al señalar que Massa debería investigar la venta de Edenor al grupo Vila-Manzano y Mauricio Filiberti si le “preocupa tanto la cuestión de la corrupción”

“Sergio Massa ya que te preocupa tanto la cuestión de la corrupción sería bueno investigar desde el Congreso la operación de venta de Edenor, tanto a los compradores como al vendedor, pero fundamentalmente a los que desde el Estado intermediaron la operación”, manifestó el exfuncionario.

Por su parte, otro de los que salió al cruce fue el dirigente social Luis D’Elia, quien relacionó a Massa con los negocios del cloro.

“A vos gil, forro de los gringos, que te crees que hacer política es hacerse el vivo haciendo negocios a espaldas del Pueblo. Enterate que tengo toda la documentación sobre el multimillonario negocio del cloro en la Argentina...”, escribió en Twitter.

En tanto, la exembajadora Alicia Castro se sumó al rechazo por los dichos de Massa: “Con Sergio Massa reclamando presencialidad en las Escuelas - aun sin vacuna como Horacio Rodríguez Larreta -y sin contar los 47.000 compatriotas muertos; descartando Indulto y amnistía para los #PresosPolíticos del macrismo y erosionando a Venezuela al compás de EEUU no necesitamos al PRO”.

Este domingo el presidente de la Cámara de Diputados negó la posibilidad de que el Gobierno impulse un debate sobre la situación de los exfuncionarios K procesados por corrupción.

“De mi parte no hay ninguna chance ni de poner en discusión una amnistía así como creo que el Presidente no tiene ninguna vocación de discutir un indulto. La justicia es quien absuelve o condena”, enfatizó.

En diciembre, agrupaciones kirchneristas realizaron protestas con la consigna “Por una Navidad sin presos políticos”, donde pidieron la liberación de ex funcionarios y referentes detenidos por causas de corrupción.

Días atrás, organizaciones sociales realizaron una marcha a los Tribunales para pedir la liberación de la dirigente jujeña de la Tupac Amaru, quien está presa desde 2016, actualmente cumpliendo arresto domiciliario, y con una condena de 13 años, sindicada como jefa de una asociación ilícita.