Legisladores kirchneristas adelantaron la entrada en vigencia de seis artículos del nuevo Código Procesal Penal Federal, lo que contempla revisar condenas, atrasar los tiempos para que una condena quede firme y autorizar la espera de una decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hasta antes de que el condenado empiece a cumplir su pena en la prisión.

Los cambios empezarán a regir este miércoles tras su publicación en el Boletín Oficial. Hasta este martes, cualquier condena emitida por un tribunal oral quedaba firme desde el momento en el que la Cámara Federal de Casación Penal rechazaba un recurso extraordinario de la persona condenada para ir en queja a la Corte Suprema de Justicia.

No obstante, ahora el plazo se extenderá porque habrá que esperar a que el Máximo Tribunal del país se expida sobre la cuestión, lo que alargará los tiempos para que un imputado que recibe una condena empiece a cumplir su prisión efectiva, según publicó Clarín.

El ex vicepresidente Amado Boudou. (web)

Los acusados por delitos como la corrupción, el narcotráfico, el secuestro y /o el tráfico de armas, entre otros, se verán beneficiados. En ese sentido, el exvicepresidente Amado Boudou será uno de los podrá aprovechar este adelantamiento de fechas.

Una situación similar podría darse en el expediente por la Tragedia de Once: Ricardo Jaime está imputado por decisión del tribunal liderado por Carlos Rosenkrantz, que solicitó que ese fallo pase por el filtro de la Cámara de Casación. Además, aún está pendiente la condena contra el exministro de Planificación Federal Julio de Vido.