Decía llamarse Leonardo Sampieri, un empresario “sanjuanino” que vendía autos y vivía tranquilamente en el barrio Concepción, pero en realidad se trataba de un delincuente peligroso que en 2013 asesinó a tiros a un joven de 18 años en el barrio Belgrano y desde entonces, era intensamente buscado por la Justicia de Mar del Plata. Con documentos falsos logró burlar al sistema por casi ocho años y, cuando lo descubrieron, pudo fugarse.

//Mirá también: Detienen a un militante sanjuanino denunciado por estafas: se hacía pasar por abogado

El caso es un escándalo en la provincia de San Juan. Hay interrogantes y acusaciones cruzadas en el seno judicial. Según publicó Tiempo de San Juan, fuentes allegadas a la causa afirmaron que hubo irregularidades en el proceso de averiguación de datos cuando Pedro Iván Saitta, el nombre real del prófugo, fue detenido por efectivos policiales. Además, explicaron que en San Juan hay un registro provincial y también nacional digitalizado en el que se puede detectar si una persona tiene antecedentes o pedido de captura.

La imagen de Saitta difundida tras el crimen de 2013.Tiempo de San Juan

Lo cierto es que el Saitta fue detenido y hasta sentenciado con una identidad falsa. Primero fue aprehendido por tenencia ilegal de armas de fuego, tras un allanamiento que se realizó a principios de junio en su domicilio. Por aquel caso fue condenado a 2 años y 2 meses de prisión condicional, y quedó en libertad. Después fue denunciado por violencia de género y amenazas contra su ex pareja. Nuevamente fue detenido y, por decisión del juez, recibió el beneficio de la prisión domiciliaria al padecer asma crónico.

Esta semana, cuando la Policía llegó hasta su domicilio, el sujeto ya no estaba. Se desconoce si los uniformados ya sospechaban de su doble identidad o simplemente lo habían visitado para llevarle un oficio de la causa que lo tenía privado de su libertad. Ahora es uno de los delincuentes más buscados de toda la provincia. De hecho, San Juan y Mar del Plata unieron fuerzas para dar con él.

//Mirá también: Condenan a 10 años de cárcel a una mujer que intentó matar a sus 3 hijas con gas

Mientras tanto su pareja, Fiama Gisela Fernández, estuvo detenida acusada de colaborar con la huida del sujeto. La mujer fue quien recibió a los policías cuando llegaron a su vivienda a buscar a Saitta. Sin embargo, los uniformados no pudieron entrar al domicilio porque no tenían una orden de allanamiento. Mientras esperaban la respuesta de la Justicia, el delincuente aprovechó para escapar.