“Su cara era cualquier cosa menos una cara”, coincidían Juan y Jorge, hijos del anciano sanjuanino de 87 años que fue brutalmente atacado por un grupo de delincuentes. El hombre, identificado como César Bustos, se encuentra en grave estado. La víctima fue sorprendida por los ladrones en su domicilio del barrio San Ricardo, donde tenía 70 mil pesos que había cobrado días antes de su jubilación.

//Mirá también: Tiene 16 años, entró a una finca a “robar” y terminó baleado

El caso ocurrió el fin de semana pasado en la localidad de Rawson. Sus hijos lo hallaron tirado en un charco de sangre, en un estado desesperante. “Había sangre por todos lados. Su cara era cualquier cosa menos una cara. Se lo veía muy mal, desfigurado entero. Balbuceaba, parece que intentaba decir algo o que quería pararse, hasta que quedó inconsciente”, contó Juan a Diario de Cuyo.

Los hermanos creen que Bustos se resistió al robo y que protagonizó una pelea con los delincuentes, porque en las paredes había marcas de sangre y el calefón tenía un abollón. Esto último provocó que el caño de cobre que alimenta a ese artefacto se dañara y provocara una fuga de gas. El hombre casi muere intoxicado.

“Yo creo que mi hermano se demora un poco más y eso explota. No sé cómo no se asfixió”, se preguntó Jorge, su otro hijo. “No puede ser lo que le hicieron... no tienen corazón... es indignante. Tengo miedo de que se muera, pero yo lo veo fuerte, va a salir”, agregó el hijo.

//Mirá también: Dos presos sanjuaninos tenían salidas transitorias y son acusados de robar casi $600 mil

La víctima sufrió el robo de 70 mil pesos, dinero que había cobrado de la jubilación y el aguinaldo. Pero además padeció el salvajismo de los malvivientes, que no tuvieron piedad a la hora de atacarlo. Los investigadores sospechan que las múltiples fracturas que tiene el anciano fueron provocadas por una llave francesa.

Bustos continúa internado en estado grave. Sus hijos comentaron que está sedado porque tuvo que ser intubado. Mientras tanto la Policía busca a los agresores.