Después de la renovación del contrato de Cristian González, en Rosario Central empezaron a proyectar cambios para el año que viene. Este lunes trascendió que el “Kily” rearmará el cuerpo técnico y también buscan refuerzos debido a una serie de lesiones graves y otras bajas después del final de la Liga Profesional de Fútbol.

Directivos de la Academia pretenden contratar un arquero porque Jorge Broun no podrá jugar durante el primer semestre debido a la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha. En esa línea asoma la opción de renovarle el contrato a Josué Ayala, que fue suplente de Juan Marcelo Romero tras haberse recuperado de un problema similar al de “Fatura”.

En cuanto al equipo de trabajo de González, es posible que Horacio Carbonari y Diego Ordóñez pasen a las divisiones inferiores. En ese caso, el “Kily” deberá sumar un ayudante de campo. También barajan la chance de que el segundo preparador físico, Diego Rousse, asuma la tarea de Damián Hernández como el principal responsable en ese área.

Por otra parte, Central prendió el radar para buscar defensores debido a la salida de Gastón Ávila. El préstamo del “Gato” venció y debe reincorporarse al plantel de Boca, lo que implica una baja sensible para el equipo, aunque quizás no sea la única.

Este mes finaliza el contrato de Marco Ruben, que se convirtió en el máximo goleador histórico de la Academia y se mostró a favor de que el “Kily” se quede. Otro que todavía no sabe si seguirá en 2022 es Emiliano Vecchio, ya que decidió tomarse unos días para decidir.