Finalmente Entre Ríos arribó a un acuerdo con el grupo que representa al 58 por ciento de los tenedores de bonos de la provincia y logró reestructurar su deuda luego de una exitosa negociación. Una vez concretado el acuerdo, se retira la demanda en los tribunales de Nueva York que había sido presentada a principio de año por un comité de tenedores Ad Hoc de Entre Ríos.

Los principales puntos del acuerdo:

  • Se extiende en tres años el plazo de amortización de la deuda hasta el 2028
  • De reduce la tasa promedio un 20 por ciento, es decir del 8,75 original será de menos del 7 por ciento
  • Rebaja en la tasa contractual máxima del 8,75 por ciento al 8,25 por ciento.

Luego del anuncio dado a conocer este jueves por las partes, la provincia emitirá formalmente una solicitud de consentimiento dirigida a los tenedores de bonos en el exterior para obtener los consentimientos requeridos.

Desde el gobierno entrerriano expresaron que el acuerdo representa “un alivio” para la administración provincial en el marco de la pandemia y que incluirá “mejoras en todos los aspectos de la deuda de 500 millones de dólares”.

“Luego de la caída de la actividad económica y la devaluación producida a partir de 2018, y tras el impacto social y económico de la pandemia, la provincia de Entre Ríos se vio obligada a priorizar las inversiones en salud, desarrollo social y seguridad para garantizar servicios y derechos fundamentales en la población”, explicaron desde el gobierno provincial en relación a lo ocurrido con la deuda

“En ese marco, y ante la reducción de la recaudación y en medio de la crisis sanitaria, no se concretó el pago del bono previsto para agosto de 2020, lo que motivó la demanda en los tribunales de Nueva York. Este jueves, ambas partes arribaron a un acuerdo de principio que permitirá rediseñar la deuda con mejoras que apuntan a la sostenibilidad de las finanzas provinciales”, detallaron.