Un perito privado encontró restos óseos en un edificio abandonado de la villa de Potrerillos, especialistas están investigando si corresponden a un humano y si tiene vinculación con el caso de Viviana Luna, una mujer que desapareció en diciembre de 2016 y fue vista por última vez en la zona.

//Mirá también: El juez Walter Bento se defendió de tres nuevas acusaciones en su contra

Personal de Investigaciones se trasladó al lugar del hallazgo, un edificio abandonado en avenida Los Cóndores de la villa cordillerana. Los restos óseos, todavía no se sabe si son humanos, habían sido encontrados por Marcos Herrero, un rionegrino contratado por la familia Luna especializado en búsqueda de personas y rastreos por la labor de sus perros.

El hombre, en diálogo con El Nueve, contó que sus perros advirtieron “restos óseos que están en un estado carbonizado y quemado, así como un documento y una bolsa de carbón donde se encontró un elemento muy importante, una especie de cartera con bolsillos semiquemados en donde hay una información concreta”.

“Hay que analizarlo y depende de un antropólogo forense quien va a determinar eso, pueden ser restos óseos de Viviana como de otra persona. Son elementos muy importantes que se están aportando a la causa y ahora queda en manos de la justicia para que sean analizados” destacó en la entrevistas.

En tanto al lugar se dirigió el fiscal Gustavo Pirrello para avanzar en la investigación, según publicó Los Andes.

Un caso sin resolverse

En la mañana del 7 de diciembre de 2016, uno de los hijos de Viviana la llevó en un auto a un complejo de cabañas donde la mujer tenía una entrevista laboral. El dueño del lugar luego declararía que tras de la reunión Viviana se marchó del lugar.

La mujer le dijo al hijo que luego de la entrevista iba a ir a encontrarse con una amiga a Piedras Blancas, un lugar al oeste de Potrerillos. La última vez que fue vista fue ingresando a un kiosco de la zona. Después nadie más la vio, ni tampoco llegó a la casa de su amiga.

Tras la denuncia por la desaparición la fiscal Claudia Ríos dispuso un amplio rastrillaje por la villa y por lugares cercanos. De los operativos trabajaron la caballería, canes e inclusive el helicóptero policial.

//Mirá también: Engañó a un empleado con un bidón y le robó $10.000 y u$s 1.000 en una estación de servicio

Según una de sus hijas, Viviana mantenía una relación con un hombre llamado Cristian. Esta persona fue convocada por la fiscal de Homicidios y reconoció la relación pero no pudo aportar más datos sobre su paradero.

Además de las intensas búsquedas, la Fiscalía de Homicidios siguió una pista que indicaba que en el Valle de Uco había una persona con las características de Viviana.

También se investigaron varios teléfonos celulares y, un dato no menor, se peritó la computadora de la mujer y allí se encontraron tres cartas dirigidas a sus hijos. Este material de índole privado fue entregado por la fiscal a quienes estaban dirigidas. La causa por averiguación paradero sigue abierta.