El juez federal Walter Bento fue sometido a una declaración indagatoria para que se defendiera de tres nuevas imputaciones en el marco de la causa que se lo investiga por el presunto cobro de coimas a cambio de ofrecer beneficios procesales a detenidos. Una de las cuales también recayó sobre su esposa, Marta Boiza.

//Mirá También: Engañó a un empleado con un bidón y le robó $10.000 y u$s 1.000 en una estación de servicio

Durante más de una hora, esta mañana, el magistrado declaró, asistido por sus abogados, Mariano Cuneo Libarona y Gustavo Gazali. Lo hizo ante el fiscal general Dante Vega, mientras el juez Eduardo Puigdéngolas seguía la audiencia por videoconferencia.

Bento, como lo hizo anteriormente, se defendió de las tres acusaciones, pero se negó a contestar las preguntas de los investigadores. El magistrado deslindó responsabilidades apuntando a otros implicados en la causa.

Ahora, el juez Piugdéngolas tendrá un plazo de 10 días para confirmar decidir si procesa a Bento por estos tres nuevos expedientes o bien se decide dictar una falta de mérito, según publicó Los Andes.

Las nuevas imputaciones

A mediados de septiembre y a pedido del fiscal general Dante Vega, el juez Eduardo Puigdéngolas imputó al juez federal Walter Bento en tres nuevas causas.

La primera es por el delito de falsedad ideológica, ya que los investigadores sospechan que el magistrado habría mentido para obtener un crédito hipotecario en el Banco de la Nación Argentina. Según la acusación, habría aportado datos falsos ya que el Bento y su mujer habrían indicado que el dinero se destinaría a la compra de una vivienda única familiar cuando ya tenían al menos tres propiedades y un millonario patrimonio, que actualmente se encuentra embargado por orden judicial.

La otra investigación es por la venta de un departamento que Bento hizo en abril pasado, estando imputado ya por cohecho, por 130 mil dólares. Al realizar la operación inmobiliaria, el magistrado no le notificó a la Unidad de Información Financiera que es una persona “políticamente expuesta”, es decir que habría cometido un acto de falsedad ideológica.

//Mirá también: Asaltaron a una pareja en el Mirador de El Challao

La tercera y última investigación se trata de un nuevo caso de cohecho pasivo. Para el fiscal Vega, Bento habría “cajoneado” una causa en la que se investigaba a dos personas por venta ilegal de divisas extranjeras a cambio de recibir dinero de los imputados.

De esta manera, según la fiscalía, el juez federal con las excesivas demoras en la tramitación de la causa habría permitido que Enrique de la Cruz y José María Sanguedolce –también imputados en la maniobra como autores de las coimas- siguieran con el negocio de venta de dólares, mientras el proceso se dilataba.