En la noche del domingo, a apenas 13 kilómetros del centro de Kiev, las tropas rusas bombardearon un shopping que dejó un saldo de ocho muertos. El centro comercial Retoville, está ubicado en una de las zonas residenciales de la capital ucraniana, que sigue bajo asedio a 25 días del inicio del conflicto entre Rusia y Ucrania.

El distrito de Podilsky fue el más golpeado por las bombas rusas que comenzaron a caer desde las 22, hora local. Un video muestra el momento de cómo comenzaron los ataques que dejaron, al menos, ocho víctimas fatales aunque podrían ser más.

En un comunicado, desde el Kremil anunciaron que el centro comercial había sido abandonado y se encontraban diferentes tipos de armas para la resistencia ucraniana en su capital.

Mientras las tropas rusas siguen a 30 kilómetros de Kiev, en medio de un estancamiento en el avance, los rescatistas trabajan en la zona para apagar las llamas y terminar de rescatar a los heridos.

Vladimir Putin sigue avanzando en Mariupol y Volodimi Zelenski condenó los ataques a escuelas

Se conoció que en las últimas horas, las tropas del Kremlin atacaron una escuela de arte que funcionaba como refugio a unos 400 civiles que se quedaban en ese lugar, después del asedio que recibe la ciudad portuaria de Mariupol, una de las más afectadas por el conflicto.

En ese marco, el mandatario ucraniano Zelenski sacó un comunicado donde repudia el ataque y lamentó las víctimas fatales. “La gente se escondía allí de los bombardeos. No había posiciones militares. Había casi 400 personas pacíficas, en su mayoría mujeres, niños y ancianos. Están bajo los escombros. No sabemos ahora cuántos están vivos”, expresó.

Un misil terminó incrustado en una cocina en Jarkov

La imagen se hizo viral después de que un ciudadano se levantara en su casa y viera como un misil ruso sin explotar se metió de lleno en la cocina de una casa de familia en la ciudad de Dergachi, en la región de Jarkov.

Así quedó la cocina de un ciudadano ucraniano tras el ataque de un misil ruso. Foto: Twitter/ng_ukraine

Imagínese, era domingo por la mañana y estaba durmiendo con sus hijos”, sugirió la cuenta de Twitter de la Guardia Nacional ucraniana, para graficar el incidente.