La guerra y la desinformación o información parcializada muchas veces son dos sucesos que van de la mano. Y es que ante la confusión que genera un conflicto bélico, y además la presión que padecen los medios masivos de comunicación para poder informar, la realidad se puede ver sesgada. En ese sentido, las denuncias contra el Kremlin por ocultar lo que sucede en la guerra entre Rusia y Ucrania son cada vez más recurrentes.

En este contexto, la periodista rusa Marina Ovsiannikova, editora del Canal 1 se mostró ante las cámaras con una cartulina blanca y un mensaje pidiendo el cese de las hostilidades.

El mensaje en TV en contra de Putin

“No a la guerra. Detengan la guerra. No crean en la propaganda, les dicen mentiras aquí”, estas eran las palabras en el cartel de Marina Ovsiannikova.

Por exhibir este mensaje en televisión, Marina quedó detenida. Luego declaró: “Me avergüenzo por haber permitido que se difundan mentiras”.

En un principio, y cuando apenas salió ante las cámaras, se creyó que Marina era una activista, aunque a posteriori pudieron constatar de que se trataba de una editora del Canal 1, que tuvo el coraje de interrumpir en vivo la transmisión.

Cómo explicó la periodista su mensaje

Previo a aparecer en el set de televisión con su cartulina pidiendo por el fin de la guerra, Marina publicó un video donde explicó los motivos que la hicieron actuar de dicha manera.

Lo que está pasando en Ucrania es un crimen y Rusia es el agresor. (...) La responsabilidad de esta agresión cae solo sobre una persona y esa persona es Vladimir Putin. (...) Mi padre es ucraniano, mi madre es rusa, y nunca fueron enemigos”.

Asimismo, Marina confesó que “lamentablemente” los últimos dos años estuvo trabajando en el Canal 1, teniendo que hacer propaganda para el Gobierno de Putin en todo ese tiempo.

“Estoy avergonzada por haber permitido que se difundan mentiras por televisión, estoy avergonzada por haber dejado que el pueblo ruso sea zombificado, confesó.

A su vez, la periodista se refirió a lo que pasó hace ocho años, en el 2014: “Nos quedamos callados en ese entonces cuando todo empezó. Y tampoco tomamos las calles cuando el Kremlin envenenó a Navalny. Simplemente observamos en silencio este régimen inhumano”.

Y luego continuó en su descargo en el video: “Ahora todo el mundo se ha alejado de nosotros y diez generaciones de nuestros descendientes no podrán sacarse de encima la vergüenza que esta guerra nos genera”.

Al final, deja un mensaje: “Somos ciudadanos rusos, somos inteligentes y pensantes, está en nuestro poder frenar esta locura. Tomemos las calles, no tengamos miedo. No pueden encarcelarnos a todos”.

Qué pena podría sufrir la periodista rusa que criticó al Kremlin en televisión

Sabido es que habrá algún tipo de represalia contra Marina Ovsiannikova y según la agencia de prensa Tass, se la podría procesar por haber “desacreditado el uso de las fuerzas armadas rusas”.

Cabe mencionar que el Kremlin intenta que no se filtre información que pueda perjudicar su imagen, por lo que bloquean a la mayoría de los medios independientes y también a determinados usuarios de las redes sociales.

Quién es Marina Ovsyannikova

Es periodista del Canal 1 de la televisión rusa, donde allí se desempeña (o al menos lo hacía) como directora de programas informativos, antes de ser detenida.

Marina vive en Moscú y se presenta en sus redes sociales como una nadadora de aguas abiertas de las competencias Swimstar y Oceanman. Incluso llegó a cruzar los ríos Bósforo y Volga.

Marina Ovsyannikova se desempeña como editora del Canal 1 de Rusia. Foto: La Nación

Entre los años 2001 a 2005 estudió en la Academia Rusa de la Economía Nacional, para luego continuar su formación profesional en la Universidad Estatal de Kuban.

Además, es madre de dos hijos y amante de los perros, según manifiesta en sus redes donde, luego de su intervención, recibió gran apoyo de seguidores y usuarios.