Todas las temporadas traen a uno o dos volantes centrales como refuerzos, y termina jugando Ignacio Antonio. Es lo que se decía, es lo que ocurría en Instituto. En esta temporada la incorporación fue un juvenil de Vélez, Marcos Enrique, y Nacho Antonio entendió que ya no daba para seguir.

//Mirá también: Los goles de Instituto, cómo quedó en la tabla y lo que viene para la Gloria

Con el pase libre, se fue a Maipú de Mendoza tras largas temporadas en la Gloria. Y con el mejor recuerdo. “No estoy enojado con Instituto, y me resultaría muy difícil enfrentarlo”, afirmó en una entrevista con Tercer Tiempo por Radio Mitre Córdoba.

Con el conjunto mendocino compite en la Zona A de la Primera Nacional, la más difícil. En la que vienen de derrotar a Quilmes y este lunes enfrentarán a Tigre: el lider y candidato al ascenso. “Es la zona más difícil de las dos. Lo que poco que puede ver de Instituto es que el equipo merece más puntos de los que tiene por su manera de jugar”, afirmó.

//Mirá también: Carranza y Garro, lo más rescatable en un Instituto que no gana

“El último torneo lo terminé jugando y creo que fue en el que mejor lo sentí. Pero al torneo siguiente me encontré con que no iba a ser titular. Tomé la decisión de buscar club donde pueda tener continuidad”, explicó el volante.

“Me tocó jugar en los momentos bravos de Instituto y siempre traté de dar lo mejor. El club es mi casa, es donde me formé. Si se diera la oportunidad, claro que me gustaría volver”, completó desde Mendoza, donde comparte plantel con otro ex de la Gloria que se fue en silencio, el Facha Facundo Castelli.