La humildad, el carisma y la increíble voz de Francisco Benítez lo llevaron a ganar sin atenuantes este domingo una nueva edición de La Voz Argentina. Sin embargo, uno de los detalles que más sorprendió del cantante desde el inicio de su participación fue que a pesar de su marcada tartamudez, no se trabó ni un solo segundo al cantar.

//Mirá también: La Voz Argentina: Francisco Benítez llegó a Córdoba y conoció a su hijo recién nacido

Si bien generó una gran sorpresa tanto en el jurado del certamen como en el público, este fenómeno tiene una explicación médica. Según explicó la fonoaudióloga María Pía Coscueta (MP 415/1), en diálogo con La Voz, “hay pocas posibilidades” de que un tartamudo se trabe al cantar o recitar algo aprendido.

Francisco Benítez eligió cantar "Gracias a La Vida" para la gran final.captura

“No es que no suceda, pero las posibilidades disminuyen muchísimo. Cantantes como Marc Anthony o Ed Sheeran son tartamudos al hablar”, ejemplificó la especialista. “Si le pedís a una persona que se sabe el Padrenuestro de memoria que lo recite, es muy probable que no se trabe. Pero cuando te venga a contar qué hizo el fin de semana, por ejemplo, sí se trabará”, explicó.

//Mirá también: Francisco Benítez y un conmovedor mensaje antes de la final: “No lo hice para dar lástima”

En esta línea, Coscueta señaló que “la tartamudez ocurre en comunicación”, ya que “cuando una persona habla sola no se traba, pero al conversar fíjate que vos agregás una palabra a lo que te dicen, o interrumpís con una pregunta o cambiás de tema”. “Todas esas cuestiones que forman parte de la comunicación también hacen que sea más difícil sostener la fluidez del habla”, aseveró.

Tratamiento de la tartamudez

Al ser consultada, María Pía Coscueta aseguró que existen tratamientos específicos para la tartamudez a la edad que sea. “Para todas las edades hay tratamiento y debe ser hecho por un especialista”, señaló. Pero reconoció que “lo fundamental es la intervención temprana”.

//Mirá también: Así llegó Francisco Benítez a la final de La Voz Argentina

“Cuando apenas el niño comienza a tartamudear es muy importante hacer una consulta para poder establecer un pronóstico sobre la posibilidad de que recupere sin tratamiento o que requiera de uno para restablecer la función. Hay ciertos factores de riesgo que pueden indicar que la tartamudez es crónica por más que se haga la consulta desde muy temprano”, explicó la especialista.

Por otra parte, Coscueta se refirió a las causas de este fenómeno y descartó que tenga que ver con alguna cuestión emocional. “Entre el 70 y el 80 por ciento de las personas que tartamudean tienen un familiar que también lo hace. Hay un factor genético muy importante que predispone a que empecemos a tartamudear”, sentenció.