La salida de Matías Suárez de Belgrano a River, en enero del 2019, sorprendió a propios y extraños. Ahora, tres años después, el que salió a explicar esa situación fue Juan Carlos Olave, exarquero y director deportivo del “Pirata”.

//Mirá también: Matías Suárez y la oportunidad que no fue: “Pep Guardiola me sondeó para el Barcelona”

Juanca fue entrevistado en “Doble Mérito” y recordó aquel momento con dolor. “Me dolió la salida porque Matías era un jugador fundamental, para ese Belgrano y cualquier equipo del país”, indicó.

Justamente, el “Pirata” estaba en una situación comprometida porque estaba peleando para no descender a la Primera Nacional, hecho que finalmente ocurrió y del que todavía no se pudo recuperar ya que sigue disputando la segunda categoría del fútbol argentino.

El exarquero de Belgrano, Gimnasia y que también pasó por River, remarcó que “tenía debilidad” por el Oreja. “Siempre. Lo conocí cuando volví a Belgrano. Era un flaquito, nos duró seis meses porque la rompía todo en el Nacional B”, detalló.

Y a continuación explicó: “Le tocó volver en uno de los momentos más difíciles. No es un chico que tenga el carácter como para soportar el momento que estaba viviendo Belgrano. Encima, nos habíamos ido todos los jugadores más grandes. Nos habíamos retirado o ya no estábamos en el club. Toda la carga caía sobre él”.

//Mirá también: ¡Qué golazo! Matías Suárez la puso en un ángulo y River goleó

“Matías es esto: en River es segunda guitarra. Te toca la mejor sinfonía. Pero si le tirás toda la carga encima, es un chico que lo sufre. Es muy sumiso, muy tranquilo, muy reservado”, profundizó. A su vez, reveló que, en su momento, devolvió la cinta de capitán porque sentía que no le correspondía.

Por último, Olave recordó que intuyó que Suárez no iba a seguir en Belgrano cuando lo vio llorando en el vestuario. “Lloraba desde el lugar de la impotencia, el saber que no había armas. Lo que sí, creo que equivocaron el momento. Sobre todo, porque se dio en los últimos tres días del mercado. Si se hubiese anunciado un mes antes, Belgrano tenía tiempo para salir a buscar un reemplazante”, concluyó.