El 18 de agosto un importante incendio se desataba en la zona de Intiyaco y Atos Pampa; el cual, fue desactivado 24 horas después. Por el hecho, la fiscalía imputó a cuatro personas por incendio culposo. Este lunes, declararon ante la Justicia y aseguraron ser inocentes.

//Mirá también: Incendio en Intiyaco: sospechan que haya sido intencional

Alejandro Carballo, fiscal de tribunales de Río Tercero, es el encargado de la causa y sospecha que las llamas se habrían desencadenado luego de una comida de estas cuatro personas en su lugar de trabajo. Según la investigación preliminar, allí se originó el foco.

Dos de los acusados son bomberos voluntarios. Y los cuatro imputados participaron en las tareas para detener las llamas de este incendio, en que ahora aparecen como principales sospechosos. La Fiscalía interpreta que en ese lugar, donde se cargaban piedras para obras de construcción, se inicio el fuego, supuestamente por alguna negligencia o descuido.

La palabra de los imputados

Franco Vialobo (28), bombero y uno de los imputados, aseguró a La Voz que al mediodía del 18, en el horario del almuerzo, se encontraba junto a su padre en la delegación de Anses de Río Tercero, es decir distante a 80 kilómetros de aquel sitio en el valle de Calamuchita. “No tenemos nada que ver; no lo puedo creer”, dijo Vialobo.

En el mismo sentido, otro imputado, Walter Ceballos (41), también bombero de la zona, aseguró que cada uno almorzó en su casa y recién llegaron al lugar a las 16. “Sí, estuvimos en el lugar, pero sólo cargando piedra. No comimos ahí. Esto me pone muy mal y da impotencia”, expresó.

//Mirá también: Incendios en Córdoba: estiman cinco mil hectáreas quemadas

Ramón Ramírez (33), también acusado, exigió que se busquen a los culpables. Mientras que, Marcial Ceballos (70) aseguró que “esa acusación no existe”. E insistió: “No prendimos ningún fuego”. Evaluó estar “con la conciencia limpia”, y aseguró que tienen “pruebas” de su inocencia.