Será con clases de grupo reducido, respetando las distancias y disposiciones de prevención. Expresaron la necesidad económica de retomar la actividad.


Ante la complicada situación en general por la pandemia de coronavirus y la necesidad económica y de mantener espacios de trabajo por dos meses de inactividad; Pilates Córdoba (en vías de ser una asociación), solicitó a la Cámara de Gimnasios de Córdoba (CGC) que eleve al Centro de Operaciones de Emergencia (COE), el pedido de reapertura de los centros.

“Todos sabemos de la importancia del movimiento físico para el sistema inmunológico y la salud mental, razón por la cual se hace casi obligatoria la apertura de los centros de pilates”, argumentaron.

Desde la agrupación expresan la necesidad de trabajar, después de dos meses de inactividad.

“No se junta cantidad de gente, no hay sudoración ni contacto o cercanía con la otra persona y se logra un bienestar”, resaltaron. Y dieron  detalles sobre el protocolo para reabrir las puertas.

1. Según el espacio de cada local (cantidad de metros cuadrados de cada inmueble), se darán las clases con una reducida cantidad de alumnos, manteniendo la distancia de dos metros entre las personas, según la adecuación dada por el COE.

2. En la entrada del lugar habrá un espacio destinado a dejar el calzado sobre una alfombra con lavandina, ingresando al entrenamiento ya descalzos o con medias.

Los centro cumplirán con las disposiciones vigentes como prevención ante el virus.

3. En el ingreso del Estudio de Pilates, habrá disponible alcohol en gel para higienizarse las manos.

4. Ficha personal de salud y toma de temperatura.

5. Al costado de cada reformer, también se colocará un rociador o pulverizador (con agua y alcohol en las medidas recomendadas por la autoridad sanitaria) para que cada alumno lo utilice para desinfectar antes y después de hacer la clase, los elementos que haya utilizado.

6. Cada alumno y profesor deberá llevar su toalla, su barbijo y botella de agua a utilizar (en forma obligatoria)

7. Las clases se dictarán en los horarios estipulados por la reglamentación de emergencia y serán de 45 minutos, donde los 15 minutos restantes serán destinados a limpiar el salón. Y los baños. Además de evitar la coincidencia de los alumnos entre cada clase.

8. Hasta que pase el invierno, no se aceptarán personas mayores a 65 años ni asmáticos, con problemas respiratorios, o cualquier otro factor de riesgo.

9. Se pueden ubicar los reformers en forma intercalada de manera que no queden todas las cabezas hacia el mismo lado.




Comentarios