Real Madrid y Barcelona mantienen una rivalidad histórica que alimenta la ilusión de los fanáticos cada vez que se enfrentan, con muchos de los mejores jugadores del mundo en sus equipos brindando un espectáculo. La formación de la Superliga Europea los unió y hasta el momento son los únicos que siguen aferrados al proyecto.

//Mirá también: Superliga Europea: los clubes ingleses se retiraron y el proyecto se cae

De los 12 fundadores que encabezaron la formación del torneo que sacudió al planeta fútbol, solo quedan el Merengue y el equipo de Lionel Messi sin anunciar un cambio. Los seis pioneros ingleses fueron los primeros en bajarse del barco cuando los hinchas protestaron de manera exigente contra el nuevo formato de competencia. Los siguieron Juventus, Inter y Milan y luego se sumó el Atlético de Madrid de Diego Simeone.

Uno de los desertores menos convencidos fue Andrea Agnelli, presidente de Juventus y quien había sido designado como el vicepresidente de la Superliga. En el comunicado oficial que ofreció la institución de Turín, aseguró estar “comprometida en la búsqueda de la construcción de valor a largo plazo para el club y por el movimiento futbolístico en su conjunto”. También había resaltado que contaban con la validez de las tesis deportivas, legales y comerciales para poder realizar el torneo pero mientras tanto, las acciones del club cayeron un 12%.

//Mirá también: Champions League: días y horarios de las semifinales

Las veloces bajas inglesas y la presión social dejaron sin oportunidades a quienes confiaron ciegamente en la Superliga Europea. Poco a poco, anunciándose del lado del hincha y hasta ofrenciendo disculpas como hicieron el Liverpool y el Arsenal, el terreno fue vaciándose.

¿Qué pasará con Florentino Pérez y el nuevo presidente del Barcelona, Joan Laporta? Con la cantidad de ausencias y la emergente voz de los hinchas y socios de los clubes, la Superliga Europea parece haber quedado en un sueño efímero y fugaz.