De los 12 clubes fundadores de la Superliga Europea, solamente quedaron de pie el Real Madrid, Barcelona y Juventus. La ilusión y la ambición de los grandes del fútbol internacional tienen un objetivo claro: poder jugar el torneo que planearon. La UEFA quedó en el ojo de la tormenta con la denuncia que le plantaron los tres gigantes.

//Mirá también: Lionel Messi, en problemas: le abrieron un expendiente por organizar un asado con sus compañeros de Barcelona

Cuando se dio a conocer el polémico, los reclamos populares y las manifestaciones en contra de la realización de la Superliga influyeron en la permanencia de la mayoría de los clubes. También fueron protagonistas los dirigentes de la UEFA.

Desde sanciones económicas, deportivas y hasta prohibiciones a los jugadores, la UEFA fue por todo con tal de terminar con el proyecto de Florentino Pérez y compañía. El presidente Aleksander Ceferin dijo: “La Superliga es un escupitajo en la cara del fútbol y de nuestra sociedad”. Evidentemente su postura era clara.

Por eso mismo, el Madrid, Barcelona y Juventus presentaron una denuncia por el accionar de la institución europea. “Tenemos el deber de actuar con responsabilidad y de perseverar en la búsqueda de soluciones, pese a las inaceptables presiones y amenazas que continuamos recibiendo de UEFA”, comunicó la Superliga Europea.

//Mirá también: Neymar renovó su contrato con el PSG hasta el 2025

De todos modos, los clubes invitaron a “debatir, desde el debido respeto, sin presiones del todo intolerables y con respeto al Estado de Derecho, las soluciones más apropiadas para la sostenibilidad” del fútbol y de su propio negocio.