Más conocido como el “Brujo Manuel”, Manuel Valdez fue un reconocido “chamán” que atendía en un rancho de Gorina. Adquirió popularidad luego de que varios clubes lo convocaran para que les hiciera “limpieza energética” e incluso los acompañara en compromisos difíciles.

//Mirá también: El fútbol argentino despidió a Carlos Timoteo Griguol

El Brujo falleció esta viernes, víctima del coronavirus, luego de estar internado más de un mes. Tenía 60 años.

Para muchas personas, Valdez era “sanador”. Se lo recuerda por ayudar a la gente y “darles esperanza”. Tucumano de nacimiento, desde niño se dedicó a asistir a los que más lo necesitaban. En Gorina, atendió de lunes a jueves por más de 20 años.

Una de las características que destacan sus seguidores es que no cobraba, solo había una alcancía en donde la gente dejaba dinero u objetos de valor -o alimentos no perecederos- a voluntad.

El de los milagros

Entre otros personajes famosos, atendió a Ricardo Fort, a Eduardo Duhalde y a Juan Sebastián Verón. A partir de su paso por Estudiantes tomó popularidad en el ambiente del fútbol. Sus “limpiezas energéticas” en el vestuario, en el campo de juego o en un arco que los hinchas podían considerar que estaba “engualichado” lo convirtieron en una celebridad.

La despedida de Estudiantes (Foto: Captura Twitter)Captura Twitter

Independiente requirió de sus servicios durante toda la campaña que consagró campeón al equipo de Ariel Holan de la Copa Sudamericana. Ese fue el pico de su fama en el fútbol y en los medios. Claro que su coronación llegó en un viaje a Quito, para acompañar a la Selección Argentina de Jorge Sampaoli.

En esa ocasión, el equipo nacional se jugaba su participación en el Mundial de Rusia, nada más y nada menos. El partido empezó 1-0 abajo, pero fue la noche en que Lionel Messi se lució con un hat-trick. De esa manera, Argentina se clasificó a la cita mundialista. En el festejo de uno de los goles del rosarino se lo ve al Brujo Manuel en el fondo de la escena.

//Mirá también: Coronavirus en Argentina: 611 muertes y 22.552 nuevos casos en las últimas 24 horas

Estaba mal la selección. Jugaba bien, pero había unas cosas hechas por la que no podían hacer goles, fui, destrabé eso y listo”, expresó el Brujo Manuel en aquella oportunidad. “Esa energía negativa venía de una promesa quebrada por la selección hace muchos años”, dijo luego en referencia a la supuesta promesa incumplida del plantel campeón de 1986 a la Virgen de Tilcara, Jujuy.

Quizás el Brujo Manuel fue un personaje fugaz para el fútbol; sin embargo, en su ciudad lo recordarán como un sinónimo de esperanza.