Como era de esperar, la columna de Jorge Lanata, que volvió este lunes a la noche a la televisión, se tituló: “Nos vacunaron a todos”, en honor al escándalo del vacunatorio VIP que se desató entre miembros del Gobierno de Alberto Fernández.

Esta es una discusión de la casta y de nosotros, las personas comunes. Dieron por descontado que no había nada que contar porque la lista la difundieron después del escándalo. ¿Cómo ellos, que son de la casta, no se iban a vacunar antes? Pensaban que era lo lógico”, expresó el periodista en TN Central.

Después de que el viernes se supiera que un puñado de allegados del exministro Ginés González García habían sido vacunados, Fernández le pidió la renuncia, y nombró en su lugar a Carla Vizzotti. En los días siguientes se conocieron de a poco los nombres de los “vacunados VIP” contra el COVID, y finalmente el lunes el Gobierno dio a conocer la lista completa de quienes recibieron la primera dosis de la Sputnik-V en el Hospital Posadas.

“¿Qué se puede esperar de un Gobierno que dice que (el exministro de Planificación Julio) De Vido, preso por Once, es un preso político?”, agregó Lanata.

Y siguió: “El Gobierno quiere cerrar esto en el número de 70. Se ve que los 100 de La Cámpora en Henderson, los chicos que hacían la V en las redes, aparentemente tampoco cuentan...”, dijo sobre imágenes que se conocieron incluso antes de la semana pasada, de militantes peronistas muy jóvenes siendo vacunados.

Sobre la nueva ministra y sucesora de González García, Lanata dijo: “Creen que con Vizzotti se termina, pero están equivocados porque con ella recién empieza. ¿Alguien puede creer que no sabía qué estaba pasando?”.

Y luego se refirió a su colega Horacio Verbitsky -que fue quien originalmente contó sobre su vacunación irregular en radio El Destape, y encendió la mecha del escándalo- y a Roberto Navarro, quien poco después echó al titular del CELS de dicha radio, donde trabajaba.

“Navarro echó a Horacio Verbitsky por moral... ¡y yo no sabía que (Navarro) la tenía!”, ironizó Lanata. “El Gobierno se ocupó de tener la vacuna como un privilegio electoral propio y así manejaron el reparto. Dice ‘las vacunas son mías, mías mías’, pero la está pagando con la guita de todos”, cerró.