En el día de los inocentes, el arquero del Ascoli metió un gol que más bien parece una broma. 


Hay goles que quedan en los registros televisivos para la historia. Y el 28 de diciembre, justamente el día de los inocentes, un gol se convirtió en uno de los que serán comentados y vistos una y otra vez durante meses. Quizás será motivo para muchos memes.

Este gol es increíble no precisamente por la belleza de la acción que lo provocó, o porque sea la consecuencia de una jugada colectiva brillante. En este caso, la insólita acción del arquero italiano de Ascoli, Filippo Perucchini, quedará en la historia porque metió un gol en contra que nadie podía creer.

Su equipo, en la serie B de Italia, jugaba el jueves un partido importante: visitaba a Palermo, el líder del campeonato. A los 26 minutos del primer tiempo, Perucchini recibió un pase de su compañero Nahuel Valentini e intentó controlar la pelota mientras se le acercaba Stefano Moreo, el centrodelantero de Palermo.

El arquero de 27 años giró para intentar engañar a su rival, pero pasó lo insólito. En se movimiento se tropezó con la pelota, que salió impulsada hacia su propio. Para peor, el partido terminó con una goleada: Palermo venció por 3-0 a Ascoli. Si algún fan del Ascoli no pudo ver el partido en vivo, seguramente habrá pensado que el gol que le contaban se trataba de una broma del día de los inocentes.






Comentarios