Mabel Sepúlveda retomó sus estudios para estimular a sus dos hijas. Con 46 años terminó la escuela secundaria en el Centro Educativo de Nivel Secundario N° 5, el mismo día que Priscilla de 20 años y Micaela de 21.

“Estudiar era algo que tenía pendiente”, explicó Mabel. “Se me presentó la ocasión de poder hacerlo para incentivar a mis hijas, ¡y las tres lo logramos! Terminamos al mismo tiempo”.

Mabel y sus dos hijas, Priscilla y Micaela. Foto: Facundo Pardo

Cuando era chica me dejaron terminar la primaria, pero nada más, no quisieron que siguiera… A mis viejos no les gustaba mucho eso de que las mujeres estudiaran”, contó Mabel sobre su infancia y adolescencia.

La mujer señaló que ahora va a impulsar a su hijo varón para que también complete los estudios, ya que le quedan pendientes unas pocas materias para recibirse.

Su hija Priscilla está orgullosa de su madre: “Estuvo bueno estudiar con ella, nos motivó mucho”, sostuvo, y comentó que había gente que le decía que era imposible que se pusiera a estudiar, ante esto, al igual que su mamá, confió en la ayuda divina: “Yo voy a la iglesia, y lo que para el hombre resulta imposible para Dios no lo es”.

Tanto ella como su hermana se anotaron en un curso de formación docente. “Yo también tengo ganas de seguir. Quiero estudiar para farmacéutica”, anunció Mabel.