En el marco del Plan Nacional de Vacunación, en las últimas horas llegaron a la Provincia otras 1200 dosis de la vacuna Sputnik V ( primer componente) y 500 dosis (segundo componente). “Con esta nueva remesa se continuará vacunando al personal de salud, tanto público como privado y así pasar luego a vacunar a los adultos mayores” detalló la directora de Promoción de la Salud, Marina Goyogana.

Tras precisar que ya se aplicaron 3.069 dosis, la funcionaria observó que “en primera instancia fue seleccionado el personal de salud por nivel de exposición, comenzando por las personas que están más expuestas al virus, es decir, el personal de las terapias intensivas, guardias externas, laboratorio, etc.”.

La profesional indicó que conforme se ha ido desarrollando la campaña “se fue ampliando la tarea de vacunación a las personas que presentan menor exposición”, pero que “aún continuamos vacunando al personal que está dentro del sistema de salud”.

Por otro lado, la doctora Goyogana aclaró que “las vacunas no previenen la enfermedad sino las complicaciones de ésta”, además que el estar vacunado “no excluye todas las medidas de prevención, como el distanciamiento social, el uso del barbijo, lavado frecuente manos y la ventilación de los espacios”.

A la vez argumentó que al estar finalizando la primera etapa y en función del inicio de la segunda, “se comenzará a vacunar a los adultos de las residencias de larga estadía y a las personas mayores de 80 años, luego vacunaremos a las personas mayores de 70 años y, en función de la disponibilidad de la vacuna, seguiremos con las mayores de 60 e iremos ampliando a la población objetivo”.

La profesional destacó que hasta el momento la campaña “no ha registrado inconvenientes” y ponderó “la planificación y organización de dicha tarea”.

“Sabemos que hay muchas personas que están muy ansiosas por vacunarse, pero hay que esperar el momento que le toque a cada una”, manifestó.

En cuanto a si se registraron durante la campaña reacciones adversas en las personas vacunadas, dijo que “se presentaron algunas pero todas muy leves, como dolores musculares o febrículas que no duraron más de 12 horas, que además son habituales en las otras vacunas. En ningún caso fue necesario internación”.