En América, ocho países han anunciado el inicio de sus planes de vacunación: la Argentina (1,04 dosis por cada 100 habitantes),Brasil (1,6), Chile (3,17), Costa Rica (1,13), Ecuador (0,04), México (0,55), Bolivia (0,03) y Panamá (0,15) ofrecen datos actualizados. En el continente se suman Estados Unidos, que encabeza el nivel de inmunización continental con 11,67 dosis por cada 100 habitantes, y Canadá (2,76).

Estados Unidos es el que más dosis aplicó: con un total de 40.524.402. En la última semana se administraron un promedio de 1,43 millones de dosis diarias, una cifra cercana a las 1,5 millones diarias prometidas por el nuevo presidente Joe Biden, quien inicialmente había tenido el objetivo de aplicar un millón de dosis diarias para alcanzar las 100 millones en sus primeros 100 días.

Según los últimos datos reportados por Our World in Data, en el continente le sigue Brasil, que ya aplicó con 3,4 millones; Canadá, con 1,04 millones; México, con 710.198; Chile, con 597.735; la Argentina, con 511.582 (322.318 personas recibieron una dosis y 189.264, dos); Costa Rica, con 57.701; Panamá, con 6420; Ecuador, con 6228, y Bolivia, con 3560.

Las vacunas dominantes

Una de las vacunas predominantes en el continente es la del laboratorio estadounidense Pfizer y el alemán BioNTech, de doble dosis y con una eficacia del 95% (la “eficacia” se refiere a la disminución media de la probabilidad de desarrollar síntomas significativos). Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos y México la emplean, mientras que Colombia espera comenzar con ella (y otras) a finales de febrero.

Vacuna Pfizer & BioNTech (Photo by JUSTIN TALLIS / AFP)Justin Tallis

En la Argentina, además de la vacuna rusa que se usa hoy, se planea aplicar la de AstraZeneca, también de doble dosis y con una eficacia demostrada del 70%. Esta última, de origen británico, aún no ha llegado a recibir la aprobación en Estados Unidos.

Por ahora, la del laboratorio estadounidense Moderna se encuentra aprobada tanto en su país de origen como en Canadá, pero se ha quedado fuera de la mayoría de los paquetes adquiridos en América Latina, algo que se podría atribuir a su elevado costo por unidad. Tan solo Colombia ha confirmado una compra significativa de 10 millones de dosis a esa compañía. Además, el gobierno colombiano se adelantó con la vacuna desarrollada por Johnson & Johnson, cuyas pruebas se están practicando en los grandes países de América Latina y han arrojado una eficacia de alrededor del 66%.

Coronavac y Sputnik V, cada vez más usadas

Aunque AstraZeneca y Pfizer dominan el mercado hasta ahora, algunos países latinoamericanos también han hecho compras de vacunas de origen chino y ruso. Chile adquirió muy pronto hasta 60 millones de dosis de Coronavac, desarrollada por el laboratorio chino Sinovac. La eficacia de esta vacuna se sitúa en un 50,3%, aunque estudios realizados en Brasil la colocaban al principio en niveles más altos. Allí se ha empezado a inmunizar a su personal sanitario con ella.

La Argentina apostó desde el principio por la rusa Sputnik V, producida por el laboratorio Gamaleya -cuya eficacia se conoció recientemente por encima del 90%-. El país ya ha recibido más de 600.000 dosis.

La vacuna Sputnik V. Foto: Ignacio Blanco / Los AndesIgnacio Blanco | Los Andes

En México se han adquirido recientemente alrededor de 24 millones de dosis de esta vacuna, 200.000 de las cuales se esperan en breve. Antes de que se dieran a conocer los resultados públicamente, el presidente Alberto Fernández fue una de las primeras personas en aplicársela en su país, para tratar de disipar la desconfianza de un sector de la población. Con esa misma vacuna se ha comenzado a inmunizar también a la población boliviana tras el arribo de 20.000 dosis procedentes de Moscú, sin que por ahora hayan trascendido datos de seguimiento que permitan calibrar el porcentaje de la población que ya ha recibido vacuna.

Eficacia variable

Además de la eficacia en disminución de síntomas, las vacunas se diferencian por su modo de actuar: las de Pfizer y Moderna envían instrucciones genéticas a las células para crear una proteína específica que combate el coronavirus y requieren congeladores especiales para su mantenimiento; mientras que las de AstraZeneca, J&J y Gamaleya emplean una técnica similar conocida como “vacunas de vector adenoviral” que permite su almacenamiento en un refrigerador común.

La china de Sinovac es una vacuna que funciona mediante virus inactivados, que, inoculados, se espera que produzcan igualmente una reacción inmune (como la que de hecho se registró en las pruebas) en el cuerpo.

En lo que sí se parecen todas ellas es en su capacidad para eliminar casi por completo la probabilidad de muerte por causas asociadas con Covid-19: en los ensayos clínicos de AstraZeneca, Coronavac, Johnson & Johnson, Moderna, Pfizer y Sputnik V registrados hasta la fecha no ha fallecido ninguna persona cuya muerte pueda relacionarse directamente con el tratamiento.

El mecanismo Covax

Buena parte de América Latina está pendiente del avance de Covax, una alianza internacional formada por más de 170 países. El objetivo de esta iniciativa es construir una cartera diversificada de inversión en proyectos de vacuna y garantizar un acceso justo y equitativo a las naciones con menos recursos.

Seth Berkley, director ejecutivo de la mayor alianza global de vacunas (GAVI), estimó que unos 280 millones de dosis llegarán a la región este año a través de ese programa. El buen funcionamiento del mecanismo internacional será crucial para la cobertura de la población latinoamericana en la inmunización frente al coronavirus.

Sin embargo, y pese a la decisión del presidente estadounidense Joe Biden de unirse a Covax tras la negativa de su antecesor, quienes están al frente del plan han instado a que más países ricos se sumen como donantes de vacunas para que sea exitosa a nivel global.

Mientras tanto, la mayoría de gobiernos de América continúan desarrollando una estrategia mixta en la que, a las vacunas de este mecanismo, les suman las compradas por su cuenta en negociaciones directas con farmacéuticas.

Quién se beneficiará de Covax

La mayoría de las dosis que reúna Covax estarán destinadas a los países de la región que participan en la financiación del programa, como Brasil, Colombia, México o Perú, mientras que unos 80 millones de dosis irán a naciones de ingresos bajos de manera gratuita, según explicó Berkley. Pese a que no detalló de cuáles se trata, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) había adelantado que serán “los países más pobres o que, por su pequeña población, tienen más dificultad de acceso” como Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Bolivia o Haití.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, anunció que su país había llegado a un acuerdo para el arribo de cerca de un millón de vacunas de manera gratuita a través de ese mecanismo en febrero. Y dijo que sería, junto con Colombia, Perú y El Salvador, de los primeros países en beneficiarse de la iniciativa. Las autoridades peruanas esperan que parte de los 13,2 millones de dosis adquiridas por esta vía empiecen a llegar en el primer trimestre del año. En Colombia, los planes de Covax alcanzan los 20 millones de dosis.

En Guatemala, Alejandro Giammattei anunció la llegada en febrero de las primeras 800.000 dosis de la vacuna de AstraZeneca por un acuerdo obtenido a través de ese mecanismo. Ese país espera un total de 6,7 millones de dosis por esta vía, mientras que Honduras prevé el arribo de las primeras dosis por esta iniciativa en marzo.

Con información de Diario El País, SL.