Este lunes se llevó adelante el acto de inauguración de la Plaza Independencia, es el principal paseo público de San Miguel de Tucumán luego de casi dos años de trabajo para la renovación del lugar.

El acto estuvo encabezado por el intendente Germán Alfaro. Los trabajos fueron bendecidos por el arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, ante la presencia de la Virgen de La Merced, Patrona de los tucumanos y Generala del Ejército. También estuvieron presentes la diputada nacional Beatriz Ávila, legisladores, autoridades de la Federación Económica de Tucumán, delegaciones de distintas colectividades de inmigrantes, representantes de entidades sociales y educativas, y vecinos.

“Queremos que este sea el espacio de la unidad, del diálogo, del consenso y del encuentro de los tucumanos”, dijo Alfaro.

El intendente de la Capital sostuvo que “esta no es la plaza de la grieta, porque en la grieta ganan solamente los mismos de siempre”, por lo que instó a “copar esta plaza con la familia, a recomponer el tejido social desde este lugar”. En el mismo tono, dijo que su anhelo “es que este sea el espacio de la unidad, del diálogo, del consenso y del encuentro de los tucumanos”.

El jefe municipal reiteró que desde su gestión trabajará “por una ciudad pospandémica, donde el vecino tenga mayor espacio y el peatón sea privilegiado, por lo que la creación de nuevas semipeatonales continuará por la 9 de Julio, por Laprida y por Maipú, porque el ciudadano es el dueño del espacio público”.

Entre los trabajos ejecutados por el municipio en la plaza Independencia se destacan la instalación de un sistema de iluminación con tecnología LED, un moderno sistema de riego, la restauración integral de la “Estatua de la Libertad”, creada por la artista tucumana Lola Mora, y la revalorización de la tradicional fuente de “Los Leones”. Además, se realizaron tareas de parquizado y forestación, se instaló nuevo mobiliario urbano y se cambió el piso.

El proyecto fue financiado íntegramente con fondos no reintegrables de fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por lo que el municipio no realiza ningún gasto en la ejecución de los trabajos.