Con el objetivo de identificar las variantes genómicas de SARS CoV 2 o síndrome respiratorio agudo severo del coronavirus tipo 2 presentes en el país, el Consorcio Proyecto PAIS, creado desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, envió el último reporte de vigilancia en La Pampa que recopila principalmente datos relevados de la Semana Epidemiológica 20.

Según se informó oficialmente, de un conjunto de muestras analizadas de pacientes con Covid 19 que dieron positivas por RT-PCR para SARS CoV 2 en diferentes laboratorios de la provincia, se seleccionaron un total de 40 para ser secuenciadas en el nodo central del Consorcio PAIS, ubicado en el Laboratorio de Virología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de la ciudad de Buenos Aires.

De acuerdo al informe, de ese total se pudieron secuenciar con éxito 38 muestras, de las cuales dos (5,3%) corresponden a la variante ALPHA (linaje B.1.1.7, Reino Unido), 30 (78,9%) corresponden a la variante GAMMA (linaje P.1, Manaos) y seis casos (15,8%) presentan mutaciones compatibles con la variante Lambda (linaje C.37, variante Andina).

La vacunación no corta la red de contagios (APN)

Las mutaciones son naturales en el proceso de evolución y adaptación de los virus, de modo que la ocurrencia de variantes del virus SARS CoV 2 que causa el COVID-19 es esperable y el monitoreo es clave para detectar los cambios que puedan ocurrir, por eso la vigilancia genética debe continuar para detectar a tiempo el impacto en la transmisibilidad, la gravedad de la enfermedad y la eficacia de las vacunas.

Cuando estas variantes tienen un impacto o riesgo potencial para la salud pública, se consideran variantes de preocupación. Las cuatro variantes de preocupación que se detectaron en las Américas incluyen las originadas en el Reino Unido (B 1.1.7), Sudáfrica (B.1.351), Brasil (P.1) e India (B.1.617). Sin embargo, aunque algunas demostraron una mayor capacidad de replicación y transmisión, no son más agresivas o graves. Hasta ahora, no hay pruebas suficientes para inferir que las vacunas actualmente disponibles no funcionen contra estas variantes.

Además, cuanto mayor sea el nivel de transmisión del virus en las poblaciones, más probable será que se produzcan mutaciones virales y aparezcan nuevas variantes. Esta es otra de las razones por las que frenar la transmisión es tan importante.

Por último, la información señala que la vacunación prioriza a aquellas personas que tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones por la enfermedad pero no corta la red de contagios, por eso las autoridades enfatizan las recomendaciones de prevención, independientemente de las variantes que estén circulando.