El decreto provincial con nuevas restricciones por la pandemia de coronavirus encontró rechazo inmediato en algunos sectores afectados. A horas del inicio de la semana laboral, dueños de gimnasios de Santa Fe anunciaron que abrirán a pesar la suspensión vigente desde el sábado y criticaron la medida a través de un comunicado que reúne a comerciantes de la capital, Rosario y Rafaela.

//Mirá también: Quedaron prohibidos los entrenamientos en gimnasios, clubes e incluso al aire libre

Las cámaras que nuclean a comerciantes del rubro en las tres localidades mantuvieron una reunión después de la presentación que hizo el gobernador Omar Perotti y adelantaron que no acatarán la normativa este lunes. A la hora de cuestionar la restricción, en la ciudad de Santa Fe señalaron: “Arbitrariamente nos impide nuestro derecho a trabajar por la salud de nuestros alumnos, coartando además nuestro sustento”.

Si bien hubo una coincidencia en cuanto al repudio de la suspensión, el panorama no es igual en Rosario. Allí, la entidad que reúne a dueños exige que se revea el decreto que vence el viernes 21 de mayo, pero no expresa abiertamente su decisión de incumplir .

//Mirá también: Campeón parapanamericano rosarino pidió la reapertura de los gimnasios

“Si la provincia está realmente en zona de riesgo alto, y es menester pedir a los emprendedores del rubro gimnasios que hagan otro esfuerzo (...), entonces, señor gobernador, cierre todo”, manifestó Sabrina Ferrara. La presidenta de la cámara en la Cuna de la Bandera publicó una carta abierta en la que definió como “injusto, arbitrario, discriminatorio y carente de derecho” el cierre por dos semanas.

En lo que respecta a la ciudad de Santa Fe, los dueños de los gimnasios no sólo planean abrir sus puertas a contramano del decreto. También convocaron a una marcha de protesta este martes con una concentración en el cruce de calle San Luis y Bulevar Gálvez.