El gobernador Omar Perotti y su ministra de Educación, Adriana Cantero, caminaron apenas 150 metros desde la Casa Gris y asistieron al acto de comienzo de clases en la Escuela San Francisco, la más antigua de Santa Fe.

El inicio de las actividades en los establecimientos de gestión pública y privada de la provincia una vez más se produjo en un día atípico en el marco de las medidas de fuerza que definieron los gremios docentes y que podría profundizarse la semana que viene de no existir un retoque a la propuesta salarial que en las próximas horas realizaría la administración de Perotti.

Desde que el jueves se oficializó la propuesta, tanto Amsafe como Sadop descartaron de plano la aceptación, hecho que quedó ratificado sobre el fin de semana por voluntad de las bases. De no mediar un entendimiento, tanto lunes y martes próximos podría haber nuevamente paro de maestros.

"Se viene trabajando hace mucho tiempo. Siento que vamos a poner lo mejor. El docente santafesino necesita un estímulo y tener un acompañamiento que nosotros consideramos prioritario, como lo es la educación", manifestó el gobernador al término del acto formal en contacto con la prensa en un mensaje donde buscó ser optimista sobre la posibilidad de acordar con los docentes y añadió: "No estamos tan lejos".

En una ceremonia breve, el público presente en la Escuela San Francisco pudo ver un curioso momento, cuando las autoridades del establecimiento religioso le pidieron al gobernador Perotti que toque la campana para así dejar formalmente habilitado el ciclo lectivo.

La Escuela San Francisco cumple este año 429 años y fue la primera entidad dedicad a la educación formal en territorio santafesino.