El gobernador encabezó la ceremonia realizada en la capital provincial. "Es necesario un proyecto para recuperar la ilusión", dijo.


“Hay que rescribir la historia de un país, donde el progreso sea constante con el ritmo y las modalidades propias de nuestra realidad”, dijo el gobernador Miguel Lifschitz en el marco de la celebración del 209° aniversario de la Revolución de Mayo realizado en la ciudad de Santa Fe.

En el acto central, y antes del desfile oficial, el gobernador Lifschitz dio un discurso en el que repasó los hechos históricos del 25 de mayo de 1810 y los vinculó con el presente, destacando la necesidad de un fortalecimiento del federalismo.

“Necesitamos repensar la historia Argentina sin apelar a la idea remanida de un grandioso destino al que supuestamente estamos condenados, ni tampoco a la de un eterno fracaso que a veces parece confirmar la realidad de nuestros días” manifestó Lifschitz.

“Es necesario un proyecto para refundar la Nación, para recuperar la ilusión y la utopía. La falta de objetivos claros y de metas compartidas genera desesperanza e incertidumbre. Debemos confiar en la capacidad y sabiduría que tienen los pueblos para transformar la realidad y cambiar su destino”, abundó el mandatario.

Lifschitz estuvo acompañado por el presidente de la Cámara de Diputados, Antonio Bonfatti, el intendente santafesino, José Corral, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Gutiérrez, legisladores provinciales y cientos de ciudadanos que no quisieron perderse el festejo.

Las celebraciones incluyeron baile, a cargo de la Compañía Argentina de Danza, música de la Banda del Liceo Militar, izamiento de la bandera y entonación del himno argentino. Posteriormente se realizó una misa en la Catedral a cargo del arzobispo Sergio Fenoy.

El cierre contó con un desfile de diferentes agrupaciones de fuerzas de seguridad, estudiantes de escuelas militares, trabajadores de la salud y representantes de colectividades.






Comentarios