José Rubén Navarro es cartonero, tiene 60 años y se destaca por su gran corazón solidario. El sanrafaelino entrega comida a los más necesitados y cada vez que lo hace, renueva su emoción de poder ayudar a los demás.

“Hay personas que muchas veces no tienen el pan en la mesa, y por eso el agradecimiento”, dijo José a Diario San Rafael.

Además, Navarro comentó que su espíritu solidario lo trae desde siempre, desde su infancia y contó que su padre lo retaba porque de niño regalaba sus juguetes.“Me fui criando con eso de poder llegar siempre a miles de personas, de ayudar a todos aquellos que lo necesitan; lo hago de todo corazón porque realmente a mí muchas veces me faltó el pan en la mesa”.

Incluso, se mostró agradecido con todos aquellos que colaboran para que él pueda ayudar a otros. “Le doy gracias a Dios porque todos los días le pido que me bendiga para poder ayudar a todos aquellos que lo necesitan”.

El hombre contrajo coronavirus y logró superarlo, razón por la que no bajó los brazos y les tendió una mano a muchos vecinos que se contagiaron. “Con mi bicicleta y mi carro he asistido a muchos lugares de gente que está con la epidemia, todos encerrados y yo he ido, les he dado lo que necesitan, pero Dios siempre ha estado conmigo. No hay que tener miedo, creer, la fe sale de nuestro corazón”, cerró.