Le recetó paracetamol a una joven con dengue. No llevaba ni barbijo. Si te vas a morir, te morís igual, dijo.


Juan Manuel Ares Juárez fue detenido en la localidad de San Justo en Buenos Aires por hacerse pasar por médico. El hombre de 52 años es un viejo conocido del sur mendocino. En Malargüe realizo el mismo ardid hasta que fue descubierto y condenado por ejercicio ilegal de la medicina.

En esta oportunidad el médico trucho salió a la luz cuando le recetó paracetamol a una niña con dengue.

Estaba a punto de fugarse en un remis cuando los efectivos llegaron a su domicilio en la zona oeste del conurbano. El acusado trabajaba con su propia ambulancia para una empresa de emergencias.

Juan Manuel Ares Juárez fue condenado en agosto del año pasado después de ser denunciado por su empleador cuando descubrió que no tenía papeles que justificaran que era médico. Trabajó un tiempo en un servicio de ambulancias en Malargüe.

La pena que recibió Juárez se acordó en un juicio abreviado luego de que el imputado reconociera el delito. Lo sentenciaron a de un año y 3 meses de prisión pero la condena quedó en suspenso y recuperó la libertad.

Ahora el médico trucho oriundo de Mar del Plata volvió a hacer de las suyas.

Según consignó el canal de noticias TN a través de su portal, el engaño salió a la luz cuando los padres de una adolescente que presentaba un cuadro de fiebre pidieron a su obra social un médico a domicilio, en el barrio porteño de Mataderos.

El que se presentó en el lugar poco después fue el falso doctor y su chofer, quienes a pesar del aislamiento vigente por la pandemia de coronavirus no usaban barbijo y saludaron a la familia con un beso. Esta actitud llamó la atención de la dueña de casa, pero al cuestionarlo la respuesta que consiguió la alarmó todavía más: “Si te vas a morir, te morís igual“.

Ni siquiera se había molestado en llevar sus propios instrumentos médicos. El hombre le tomó la temperatura a la chica con un termómetro que le pidió a su familia y después de medirle el oxígeno en sangre, les comunicó a todos que la paciente no tenía COVID-19, le recetó paracetamol sin firma ni sello y se fue.

La joven no mejoró y pasó los siguientes cinco días internada en el Hospital Garrahan. Tenía dengue. Su familia denunció entonces al impostor y las irregularidades no tardaron en aparecer.

Solicité la detención porque este hombre fue condenado a una pena de un año y 3 meses por ejercicio ilegal de la medicina en agosto de 2019 en Malargüe, provincia de Mendoza. Esa sentencia fue confirmada en febrero de este año”, explicó a La Capital la fiscal Celsa Ramírez. Además, allanaron su casa y la empresa de emergencia para la cual trabajaba en busca de documentación, y secuestraron su ambulancia.

El detenido fue imputado por ejercicio ilegal de la medicina, un delito sancionado en el artículo 208 del Código Penal y que prevé una pena de prisión de quince días a un año. Así como también por el artículo 205, que sanciona con seis meses a dos años de prisión al que “violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.




Comentarios